miércoles, 26 de diciembre de 2018

Top 3: El año lector a juicio (Parte II)

Tras el éxito de la primera parte, seguimos con los colaboradores invitados a Boy With Letters para conocer sus tops 3 de mejores lecturas de fin de año. Ha sido todo un placer la amabilidad de todas estas personas, que les pedía una cosita de nada y se han tirado el rollo de buena manera. Todavía queda una tercera entrega, en la que serán mis mejores lecturas del año, así que, disfrutad de esta segunda ronda de tops.

El geek furioso de la literatura – Youtuber y crítico literario
Bloody Rose, de Nicholas Eames (Orbit, 2018)
Nicholas Eames me dejó boquiabierto con su Kings of the Wyld el año pasado, y me alegra poder decir que no se ha quedado en absoluto corto con su secuela. Bloody Rose continúa desarrollando el mundo de mercenarios que viven como las viejas glorias del rock, y nos ofrece una versión pulida de todo cuanto se saboreó en la primera novela: personajes histriónicos y carismáticos, acción que quita el aliento, un mundo fascinante plagado de criaturas peligrosísimas, equilibrio perfecto entre el humor desternillante y el drama sobrecogedor y finalmente, gran cantidad de referencias al rock and roll. Eames sigue avanzando, y su leyenda crece a cada paso.

Carbono modificado, de Richard Morgan (Ediciones Gigamesh, 2016)
A raíz del estreno de la serie de Netflix y para preparar mi Libro VS Película tuve que leerme este libro. Esperaba calidad, ya que Morgan ya me dejó impresionado con Leyes de Mercado, pero no me imaginaba que acabaría convirtiéndose en una de mis lecturas favoritas del año. Morgan es un excelente escritor de novela negra, capaz de hilar perfectamente el ritmo de la investigación mientras nos deleita con los detalles del retorcido y oscuro mundo cyberpunk que ha creado. Carbono Modificado me mantuvo en tensión hasta la última página, y es una lectura obligatoria tanto para los amantes del cyberpunk como de la buena novela policíaca.

Los muertos no pagan IVA, de Sergio Sánchez Morán (Autoedición, 2018)
El retorno de la detective paranormal Verónica Guerra me pilló por sorpresa, y la verdad es que ha vuelto incluso más poderosa que antes. Aún conservando el humor gamberro y los chascarrillos que caracterizan las obras de Morán, Los Muertos No Pagan IVA es una historia con un tono más serio, que profundiza más en el personaje de Verónica, dándole matices y convirtiéndola en una persona real llena de preocupaciones y cargando con problemas sobre sus hombros. El ritmo ágil también sigue aquí, y se nota mucho el crecimiento de Morán como escritor entre El Dios Asesinado en el Servicio de Caballeros y este libro. Tengo muchas ganas de ver qué sigue.

Marina Vidal – Ilustradora y experta en Cosmere
El largo viaje a un pequeño planeta iracundo, de Becky Chambers (Insólita Editorial, 2018)
Es una novela muy bien escrita, con unos personajes maravillosos y una trama aunque para algunos puede ser lenta para mi muy interesante. Pero lo que hace que esté en el top es el mensaje de Becky y la forma en que lo cuenta. Es una novela que te arropa el corazón.

Detrás de tus ojos, de Sarah Pinborough (Runas, 2017)
Una de mis lecturas veraniegas, y que no consigo quitarme de la cabeza. La novela te atrapa y no te suelta. Y el final... para mi es el mejor giro de guión que he leído en años. Parte de un thriller de engaños entre un matrimonio en apariencia perfecto y se convierte en algo totalmente inesperado.

Escuadrón, de Brandon Sanderson (Nova, 2018)
Aunque Sanderson es mi autor favorito no todos sus libros me apasionan. Me gustan, todavía no hay libro suyo que no lo haga, pero apasionarme hasta la fecha solo lo había hecho El Archivode las Tormentas. Ahora esa pasión la comparte Escuadrón. Escuadrón es divertida, amena, emocionante e intrépida y tiene personajes memorables que calan hasta el fondo.

David Tejera – Traductor y amante del cyberpunk
Kings of the Wyld, de Nicholas Eames (Orbit, 2017)
¿Sabéis la típica historia del gran grupo musical que vuelve de gira después de pasar años disfrutando de las mieles de su éxito y sin dar un palo al agua? Pues más o menos eso es Kings of the Wyld de Nicholas Eames: cambiad «grupo musical» por «grupo de aventureros» y «gira» por «rescatar a la hija secuestrada de uno de los protagonistas» y ya tenemos la base de una de las novelas de fantasía épica más tronchantes y entretenidas que he leído en los últimos años. Clay Cooper, exintegrante de la banda de aventureros Saga, recibe la inesperada visita de uno de sus antiguos compañeros, quien le cuenta que han secuestrado a su hija Rose y que tiene pensado reunir al resto del grupo (un bárbaro, un mago y un pícaro) para que le ayuden a rescatarla.
Eames no engaña a nadie: no pretende darle una vuelta de tuerca al género ni redefinir los tropos de la fantasía más clásica, sino crear una historia entretenida que entremezcla con guiños al rock setentero. Bloody Rose, la segunda entrega de la saga, es igual de buena que su predecesora, y el año que viene llegará en inglés la tercera parte, todas ellas autoconclusivas y con protagonistas diferentes dentro del mismo mundo creado por el autor. Cruzo los dedos muy fuerte (desde hace tiempo ya) para que la saga llegue más pronto que tarde a las librerías españolas, porque no me cabe duda que muchos aficionados a la fantasía que, como yo, crecieron leyendo Dragonlance y Reinos Olvidados disfrutarán como niños de las novelas de Eames.

The Poppy War, de Rebecca F. Kuang (Harper Voyager, 2018)
Protagonista huérfana de guerra que se propone llegar a lo más alto y convertirse en soldado del Imperio a pesar de que ha pasado su infancia atendiendo la tienda de sus padres adoptivos y trabajando sin descanso. ¿Os suena? Seguro que sí. Es la enésima novela de fantasía protagonizada por un personaje elegido capaz de todo lo que se propone debido a su «poder interior» y que termina por convertirse en el centro de la acción y en el elemento capaz de decantar la balanza de los acontecimientos y del porvenir del mundo en el que vive.
Quizá es por eso que The Poppy War me haya sorprendido tan para bien en su segunda mitad, donde la autora hace saltar por los aires todo lo que lleva cimentando a lo largo de media novela para convertir la narración en un relato bélico sin concesiones. La ambientación está basada en el panteón de deidades asiáticas y se le da muchísima importancia a las artes marciales, aunque sin llegar a profundizar en el sistema de magia al nivel de Brandon Sanderson, por ejemplo. Otro punto a favor de la novela es que no se detiene en triángulos amorosos improbable ni relaciones impostadas y Kuang consigue crear unos personajes principales muy dignos. The Poppy War es una de las candidatas más fuertes para los premios de 2019, y razones no le faltan.

Drácula, el origen, de J. D. Barker y Dacre Stoker (Planeta, 2018)
O de J. D. Barker a secas, para que engañarnos. Los vampiros son una de mis obsesiones de toda la vida (sí, soy uno de esos que se han leído todas las Crónicas vampíricas de Anne Rice y para los que Drácula es una de sus novelas favoritas de todos los tiempos), así que era normal que en 2010 cayese en esa suerte de artimaña comercial-novela llamada Drácula, el no muerto. Craso error, claro. Y también habría sido un error no hacerle caso a la siguiente novela con la que Dacre Stoker pretendía sacarle partido a su apellido, porque en esta ocasión está escrita por alguien con mucho talento.
Comercializada como la «precuela oficial» de la novela de Bram Stoker, Drácula, el origen no es más que una narración ficticia de la vida del autor en la que el propio novelista irlandés se convierte en protagonista de los acontecimientos y se enfrenta cara a cara con las criaturas que crearía más tarde en su novela más conocida. Pero más allá de la historia que narra, el artífice de la novela, J. D. Barker, se postula como un maestro del thriller que consigue darle un ritmo brutal al libro, que se lee como las mejores novelas pasapáginas de misterio. No es ni será un clásico de la literatura como la obra en la que se basa, pero es una lectura más que recomendada para los aficionados al mito o, simplemente, para aquellos que tengan a bien pasar un buen rato de lectura.

Sergio Mullor (a.k.a Elfo Solitario) – Twittero, bloggero y entrevistador en Caja de Letras
El largo viaje a un pequeño planeta iracundo, de Becky Chambers (Insólita Editorial, 2018)
Un maravilloso descubrimiento gracias a Insólita Editorial, con magnífica traducción de Alexander Paéz. Un relato que desborda sensibilidad, llena de luz, en donde la trama principal es sólo una excusa para desplegar ese conjunto de historias personales que son el verdadero corazón y razón de ser del libro.

Antisolar, de Emilio Bueso (Ediciones Gigamesh, 2018)
La segunda de la trilogía Los ojos bizcos del sol (¡gracias, Gigamesh, por haberos atrevido!) es lo más putamente loco que he leído nunca, y eso que Transcrepuscular había dejado el listón bien alto. Sigo enganchado a las aventuras y desventuras del Trapo y el Alguacil. Al mundo desplegado por Bueso. Y no tengo ni la más remota idea de dónde me está llevando, sólo disfruto con el viaje. ¡Pero necesito Subsolar ya!

Con permiso de mi querido Daniel, voy a hacer trampas porque es muy difícil quedarme sólo con tres lecturas. Necesito destacar también: El Guerrero a la sombra del Cerezo, de David B. Gil (Suma de letras); Reina en el mundo de las pesadillas, de Mar Goizueta (Vernacci) y Las tres muertes de Fermín Salvoechea, de Jesús Cañadas (Roca Editorial). Tres libros muy diferentes entre sí, de gran calidad y absorbentes.

Natalia - Administradora de La Caverna del lector
La Balada de Tom el Negro de Victor Lavalle (Runas)
Victor Lavalle nos ofrece un apogeo crítico-social donde vemos una realidad cruda acompañada de un pobre músico; un protagonista reservado, misterioso y que hará cara a orígenes cósmicos ocultos .Con una escritura sencilla y ágil, disfrutamos de una narrativa con toques de fantasía urbana, noir y horror ligados a la perfección y, lo más importante: una recreación de El Horror de Red Hook, cuento del ya conocido Lovecraft.

La Tierra Fragmentada, de N. K. Jemisin (Nova)
Esta trilogía compuesta por La Quinta Estación (Nova), El Portal de los Obeliscos (Nova) y El Cielo de Piedra (enero, 2019) me ha cautivado. Jemisin tiene un estilo muy original y único, y su narrativa es intensa, llena de dolor, sufrimiento e interesantes sucesos. Una trilogía que, tras -casi- tres entregas, ha conseguido conquistar la península española con gran firmeza gracias a su encanto narrativo. Puedo decir que fue la escritora que me hizo hacer las paces con la fantasía/ ciencia ficción este año; también formó parte de esto Emilio Bueso con su Transcrepuscular, una ciencia ficción biopunk y muy loca.

Reina Roja, de Juan Gómez-Jurado (Ediciones B)
En 2018 leí novela negra como nunca. Escritores como Blake Crouch (Matería Oscura, Nocturna), Ashley Dyer (Astillas en la Sangre, Alianza de Novelas) y Michael Connelly (Del Otro Lado, Los Dioses de la Culpa y Sesión Nocturna, Alianza de Novelas) fueron capaces de mantenerme pegada a sus páginas, prácticamente acabando sus libros en un máximo de dos lecturas. Pero fue Juan quien me dio la palmadita en la espalda, finalmente, para coronarse como el mejor escritor que leí del género este año. No voy a mencionar nada de esta novela, pero voy a destacar que: es el mejor thriller español, tiene a una de las mejores protagonistas y su narración te pondrá la piel de gallina

Pablo - Bloggero y podcaster de Al otro lado de la página
Las tumbas de Atuan, de Ursula K. Le Guin (Minotauro,)  
Cuando este año nos dejó Ursula, creo que todos sentimos la imperiosa necesidad de leer algo suyo; sentir de nuevo la cercanía de sus palabras, la calidez de su discurso y, en definitiva, engañarnos a través de su obra para alejar ese pensamiento inquietante de que ya no estaba con nosotros. En mi caso, el libro que me ayudo a pasar el mal trago fue Las tumbas de Atuan, el segundo de su saga de Terramar, y desde el primer párrafo supe que había elegido bien. Es un libro precioso. De principio a fin. Más pausado que Un mago de Terramar y creo que más ambiguo en sus reflexiones, más complejo. Cuando lo acabé, la sensación de perdida ya no estaba y en su lugar sólo quedaba un calorcito reconfortante en el pecho y la sensación de que, pase lo que pase, siempre puedo volver a encontrarme con Ursula.

Estación central, de Lavie Tidhar (Alethé, 2018) 
En esta lista tenía que haber algún libro de Lavie Tidhar, era inevitable. Es uno de mis escritores favoritos y este fix-up de relatos es uno de los libros con más sentido de la maravilla que he leído nunca. El autor israelí tiene una imaginación prodigiosa que combina, además, con una prosa excelente que es capaz de moldear a la perfección para adaptarla a lo que necesita cada historia. Si lo habéis leído y os ha gustado, que sepáis que hay más relatos sueltos en este universo para leer gratis online, como este que salió en Clarkesworld (http://clarkesworldmagazine.com/tidhar_07_18/).

Las estrellas son legión, de Kameron Hurley (Runas/Alianza) 
Uno de los primeros libros que leí este año. La verdad es que los otros dos de esta lista ya sabía que me iban a gustar mucho, porque tanto Le Guin como Tidhar son de mis escritores favoritos, pero esta novela fue un sorpresa muy agradable. Un libro de naves generacionales muy original y con una edición y una traducción de diez. Muy recomendable si os gusta la ciencia ficción con gran sentido de la maravilla.

12 comentarios:

  1. Qué alegría ver a mi "Reina en el mundo de las pesadillas" por aquí :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Mangrii:
    Espero que hayas pasado una feliz Nochebuena :-)
    "Las tumbas de Atuan" me encantó. Me queda claro que tengo hacer hueco rápidamente a "El largo viaje a un pequeño planeta iracundo.
    Espero la última parte :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro maravilloso. Súbete a la Peregrina sin miedo :)

      Eliminar
  3. ¡Hola!

    Joe, me encantan estas entradas, me llevo apuntados un montón de libros.

    ResponderEliminar
  4. Que alegría ver El portal de los obeliscos aquí.

    Me llevo apuntados: Poppy war y el largo viaje a un... Esa portada me llama mucho la atención.

    Espero tu tercera entrega.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poppy War saldrá en castellano, según han anunciado hace unos días. El largo viaje a un pequeño planeta iracundo es una joyita :)

      Eliminar
  5. Me encanta esta propuesta tuya para las mejores lecturas de mucha gente. apuntados kings of the wyld.

    ResponderEliminar
  6. Ay, con estas entradas me matas, de verdad. ¡No paro de apuntar títulos!
    Veo que se repite mucho El largo viaje a un pequeño planeta iracundo, al final me lo tendré que replantear, porque en principio no me llamaba mucho.
    También me suena bien Carbono modificado, pero, sobre todo, el de Bueso, ya que justo este año he leído la primera parte y realmente tengo ganas de leerme esta segunda: Antisolar.
    ¡Un saludoo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que los disfrutes. A mi Antisolar me gusto un pelín menos, pero sigue siendo fascinante :)

      Eliminar

Lo primero de todo, GRACIAS por comentarme, asi me haces un poco más feliz. Lo segundo, si vas a comentar espero que sea desde el respeto a los demás y con este blog; aclaro que el Spam esta permitido, siempre que no sea exclusivo, es decir, que sea un comentario + Spam.
Gracias por tu comentario :)