miércoles, 10 de julio de 2019

Brazales de duelo, de Brandon Sanderson

Brazales de duelo
Brandon Sanderson (Trad. de Manuel de los Reyes)
Nova
Tapa dura | 510 páginas | 19,50€




Con la sexta entrega de la saga Nacidos de la Bruma volvemos a pisar este fascinante mundo del Cosmere creado por Brandon Sanderson, repleto de poderes y metales. Volvemos a Scadrial. En esta ocasión, los kandra acuden ante Waxilium Ladrian para pedirle que recupere los legendarios Brazales de Duelo del mítico Lord Legislador antes de que su tío Elegante lo haga. Aunque al principio se niegue por su relación con Armonía tras los sucesos de Sombras de Identidad, las notas y datos de un estudioso kandra que ha perdido sus clavos hemalúrgicos hace que el equipo liderado por Wax ponga rumbo a Nueva Serán, donde su hermana Telsin ha sido vista. El comienzo de una nueva aventura, que se apega más que nunca a la mitología de la trilogía original, revela muchos detalles del Cosmere y nos presenta nuevos misterios.

Fragmento de la portada en Gollancz

Brazales de duelo se convierte por derecho propio en el mejor libro de la Segunda Era de la saga. Aunque la trama es similar a la de los otros dos libros de esta nueva Era, con una frenética búsqueda de por medio que pone todo en marcha, los personajes tienen un camino mucho más completo y su nexo directo con la Primera Era, hace de él un libro más interesante para el lector. Su tono de aventura arqueológica ayuda a salir del escenario de la ciudad, llevándonos por los caminos de aquella primera trilogía donde Vin y Elend iban en búsqueda y captura de objetos por diversos enclaves. Eso si, no faltan los elementos de western que le dan un toque diferente a esta Era. Brazales de duelo es la demostración de Sanderson para el lector de que no le gusta quedarse estancado en ningún lugar, y que su universo es mucho más vasto de lo que simplemente nos hace ver.

Toda esta nueva aventura viene firmada bajo el frenético ritmo acostumbrado del autor de Nebraska en la saga de Nacidos de la bruma, colmado de fascinantes momentos. Desde una resultona escena de asalto a un tren hasta las tensiones más sutiles de un salón de baile entre nobles. Brazales de duelo vuelve a estar repleto de acción y aventura, seña de identidad de la propia saga. La novela consolida esta Era industrial como algo más que un mero pasatiempo en la cronología del Cosmere. Nada está puesto al tuntún, aunque pueda parecer descabellado y su arranque no fuera tan satisfactorio para todos. En Brazales de duelo damos un paso más en la era industrial, empezamos a ver los teléfonos y algún que otro invento mecánico o de vapor, que combina como nunca antes los poderes alománticos con lo industrial.

Ilustración de Dominik Broniek

El punto fuerte de Brazales de duelo viene por parte de sus personajes y las bombas que suelta Sanderson en el tramo final. En cuanto a personajes, es sobre todo el desarrollo de uno en concreto. Steris, cuyo protagonismo ha ido surcando vagamente las páginas desde Aleación de ley, llega a robar nuestro corazón en esta Brazales de duelo. El resto, no sé queda atrás. El grupo demuestra tener más química que nunca, con diálogos y conversaciones brillantes repletas de camaradería. Lo que remata la faena es el tramo final y su conexión directa a la Primera Era de Nacidos de la bruma. Sanderson va hilando leyendas y mitos del pasado con el remoto presente, hasta dejarnos patidifusos en ese epilogo. Siempre hay otro secreto, ya lo decía Kelsier. Y con Brandon Sanderson y su Cosmere, esa norma siempre se cumple.

Que Brandon Sanderson es un maestro de la sorpresa y el giro final, no es nada nuevo. Lo que no me esperaba en Brazales de duelo era ver ambas Eras unificadas y mucho menos, ese epílogo mortal que te lleva de cabeza a leer Historia Secreta. Si eres lector de la saga Nacidos de la bruma y devoto de la Primera Era, Brazales de duelo te gustara. Si eres lector en general de Sanderson y estás apegado al Cosmere, Brazales de duelo te volará un poquito más la cabeza. Quien sabe cuantos secretos, misterios y revelaciones nos quedan aún por descubrir. Larga vida a Sanderson y su Cosmere.

miércoles, 3 de julio de 2019

Balance semestral 2019

No está siendo mi mejor año lector. Al menos, si solo nos fijamos en los números. Pero hace tiempo que me di cuenta que estaba entrando en un espiral. Un círculo vicioso oscuro y aguerrido donde apuraba alguna lectura sin leer como siempre, donde elegía por la pura novedad y no llegaba a disfrutar tanto de este mundo como antes. Di un paso atrás, puse perspectiva y fui más selectivo. También ayudó una mudanza de por medio a una ciudad nueva y conseguir adaptarme al ritmo vital de la misma. O al menos, intentarlo.

El otro factor ha sido más interno (aunque también algo externo). Me propuse dar un vuelco a mi vida y perseguir nuevas metas. Cambios físicos, cambios psicológicos y cambio de hábitos. Pero claro, la lectura sigue ahí. Ese es mi rincón feliz, junto al de las series y el cine. No hay quién me lo quite. Y ha llegado la mitad de año. Como decía al principio, los números con respecto a otros años son mucho menores, sin embargo, este balance me ha resultado más sencillo de realizar. Lo que he disfrutado, lo he disfrutado al máximo. Me he sumergido, vivido y vuelto fan histérico de algunas lecturas. Y aquí están mis elecciones.
Novela
¿Podría alguién dudar cuál ha sido mi lectura favorita en lo que va de año? No lo creo. Si, lectores, El arcano y el jilguero (Ed. El Transbordador) de Ferran Varela. No podía ser de otra manera. La historia de Mezen y Nara recorriendo toda Hann conquistó mi corazón desde el primer capítulo. Ferran hipnotiza al lector con un universo fascinante, un personaje de lo más atractivo y una historia que atrapa. No se queda atrás mi querido Brandon Sanderson. La segunda parte de El archivo de las tormentas titulada Palabras Radiantes (Nova) se cuela de pleno en este podium. Continua la gran historia de las llanuras quebradas con múltiples revelaciones, giros inesperados y una Shallan que gana todo el protagonismo. Y cierra el podium Los libros que devoraron a mi padre (Blackie Books), de Afonso Cruz. Esta pequeña novela nos sumerge en un viaje homenaje a la literatura y todos esos mundos de ficción que habitamos en cada lectura. Una historia tierna, con aspectos de lo más crudos, que nos regala una trocito de realidad a través de la ficción.

Novela corta
¿Que nos define como humanos? Esa pregunta y muchas otras trata de dar respuesta la gallega Vanesa Santiago con la novela corta Memoria de nosotros (Impresiones Privadas). Una pequeña historia de ciencia ficción con diferentes narradores especula con el concepto del yo y el Nosotros gracias a su sociedad conectada. Trazando una perpendicular hacia el terror y el puro thriller, pero sin olvidar el toque fantástico, otra de las lecturas que más he disfrutado ha sido Bestias durmientes (Ediciones Dorna), de Laura Tejada. La andaluza propone una historia de horror psicológico y narradores poco fiables para contar el viaje personal de Lisa. Y finalizando este apartado, vuelvo a la ciencia ficción. Y lo hago con la IA más divertida que he leído nunca. Se trata de Sistemas críticos (Alethé), de Martha Wells. En ella conocemos a Matabot, un robot que se ha hackeado a si mismo para tener control total de sus acciones y que odia entablar contacto humano. 

Relato corto
Si hay un formato del que he tirado más para recuperar mi ritmo lector ha sido el del relato corto. Y es que una historia de pocas páginas entra más fácil que cualquier novela cuando se está en crisis lectora. Uno de los que me conquisto fue La vida secreta de los bots (Ediciones Gigamesh), de Suzanne Palmer. Un cuento corto y dulce, con cierto tono hilarante y una narrativa muy bien construida sobre un robot obsoleto y sus capacidades. Si tengo que decir un relato me ha dejado pensando durante horas tan solo por su idea es El azogue (Cuentos para Algernon VI), de Jeff Noon.¿Y si todos los espejos del mundo dejarán de dar tu reflejo y fuera el de otra persona? ¿Y si esto ayudará a que nos comunicásemos mejor y eliminamos los prejuicios? Una utopía maravillosa. Y finalizo con Dragón (Libros del Zorro Rojo), de Ray Bradbury. El peculiar relato del conocido autor, acompañado de las ilustraciones de Svetlin Vassilev, es una delicia para cualquier lector de género.
Cómic / Manga
Y finalizamos el repaso de esta mitad de año con el mundo gráfico. La primera elección me ha costado. Pero no en el sentido que creéis, si no que me es difícil escoger un volumen favorito de Beastars (Milky Way Ediciones), de Paru Itagaki. Esta serie me tiene ganado por completo. El volumen 4 es el que voy a destacar, por que marca un antes y después en lo que sabemos sobre el ciervo Rouis, uno de los personajes más misteriosos y sorprendentes de la serie. No podía faltar en este balance El príncipe y la modista (Sapristi), de Jen Wang. La galardonada obra ha sabido aprovechar todos los tropos de su historia e innovar, con un relato juvenil dentro de la realeza en un bello París de la edad moderna para lanzar un mensaje de amor y aceptación. Y cierro con En un rayo de sol: Primera Parte (La Cúpula), de Tillie Walden. La historia de Mia a través de sus dos lineas temporales y ese universo de ciencia ficción me conquisto desde la primera página hasta su final cliffhanger. Una delicia de lectura.
Y vosotros ¿que favoritos tenéis de esta mitad de año?

miércoles, 26 de junio de 2019

Pon ficción corta en tu pila #15

No sería desacertado comenzar diciendo que la ficción corta ha salvado mi hábito lector. Ha sido el engranaje que me está volviendo a poner en la senda y que estoy disfrutando de forma colosal. Cada historia, cada germen y semilla son agua vital para mi voraz apetito lector. Mi cerebro palpita ante la idea de estas cortas vidas, existencias y narraciones que permiten explorar en pocas páginas y palabras tantas cosas. Y una vez mas, aquí en Pon ficción corta en tu pila, os traigo una pequeña muestra.

La Estrella
Arthur C. Clarke
Noviembre Nocturno
Audio | 35 minutos | Gratis
3 / 5

La estrella es un cuento clásico de ciencia ficción del archiconocido Arthur C. Clarke publicado originalmente en noviembre de 1955 en la revista Infinity Science Fiction y ganador del premio Hugo a mejor relato corto en 1956. Narra la historia de un sacerdote jesuita en plena misión de exploración espacial. Su nave llega a un planeta cuya superficie esta completamente devastada debido a la explosión que tuvo lugar cuando murió la estrella que orbitaba. Los exploradores visitan una estructura artificial y una cámara que encierra y protege los recuerdos de la especie que allí habito. Un descubrimiento final hará temblar la fe del monje al coincidir de pleno con un hecho relevante de la historia de la humanidad. Incertidumbre, dilema científico-religioso y fuerzas divinas pueblan un relato demasiado filosófico y religioso para mi gusto, pero plenamente disfrutable con la voz de Noviembre Nocturno.

¿Los quieres?
Irene Morales
Lektu
Digital | 5 páginas | Pago social
3 / 5

¿Qué pasa con los robots que son defectuosos? Conocemos a Celia, una humana que trabaja en una desmontadora de androides en un vertedero. Ella se encarga de comprobar los errores y ver lo que es reutilizable. El relato de Irene Morales transcurre durante un día donde todo parece normal y Celia nos cuenta el trabajo que realiza día a día. Sin embargo, parece haber algo más. Ese algo más (y que por supuesto no quiero revelar), le da un final que profundiza en el significado del título que tiene el relato. Una historia muy bien escrita, con un universo que parece tener detrás muchos más mimbres de lo que aparenta y del que me gustaría saber más.

El hombre del traje negro
Stephen King
Terror y nada más
Audio | 33 minutos | Gratis
3 / 5

Relato escrito por Stephen King en 1995 y ganador del World Fantasy Award, es todo un homenaje del maestro del terror a Nathaniel Hawthorne y su cuento El joven Goodman Brown. En él asistimos al relato de una anciana mujer que cuenta un extraño suceso de su juventud. En 1914, el verano después de que su hermano Dan muriera, algo ocurrió cuando visito la bifurcación del río y un extraño hombre con traje negro la observaba. Un hecho que marcaría a la joven de por vida. Un relato de gran tensión rodeado por una atmósfera enrarecida y perturbadora, pero que realmente no va a ningún lado. Disfrutable en su versión sonora adaptada e interpretada por Terror y nada más.

Recuperando a los zombex
Bandinnelli
Ediciones El Transbordador
Digital | | 2€
3 / 5

¿Y si hace unos 30 años ya habíamos vivido el primer contacto alienígena? ¿Y si fue a través de un videojuego? A modo de falso y divertido ensayo, Bandinnelli expone la teórica llegada de una especie alienígena a través del videojuego Minecraft. Y digo teoría, porque tras varios análisis y trabajos científicos, nada se ha podido concretar a día de hoy. Es un relato bastante divertido, con algunos puntos interesantes, que critica de pleno la labor de historiadores (véase la formación de su autor) así como nuestra capacidad innata para destruir cualquier fenómeno que sintamos extraño. Disponible para todos los patreons de Ediciones El Transbordador.

El panadero
Eduardo Norte
Lektu
Digital | 13 páginas | Pago Social
3,75 / 5

¿Dónde dibujamos la línea entre el amor sano y la pura obsesión? ¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar por amor? ¿Cuánto tardan en cerrarse las heridas del pasado? Carlo era alumno de una prestigiosa escuela de magia. Ahora, tras su expulsión, trabaja en una panadería y ha aprendido a vivir sin magia. Aunque no del todo. Mientras Carlo rememora el amor que sintió por su antiguo profesor de universidad, vemos como una nueva persona ha llegado para ocupar su lugar. Lo que empieza como un inocente enamoramiento platónico tornará en un relato de amor obsesivo y oscuro. De lo simpático e inocente a lo más perturbador. Eduardo teje a través de dos líneas temporales una historia de amor obsesivo con coloridos elementos fantásticos que actúan de fondo. Ambas líneas se complementan, dan ritmo al relato, y tejen un final perfecto que va oliendo a tragedia según pasan las páginas. ¿Sabremos más de Carlo y su pasado? ¿Podremos conocer alguna vez a Bacus? Solo Eduardo nos lo puede decir.

La venganza se sirve frita
Beatriz Aguilar
Fast Fiction Penny
Digital | 8 páginas | Gratis
4 / 5

Divertido, bizarro y socarrón. Beatriz plantea una historia sencilla de venganza al más puro estilo de La fiesta de las salchichas, pero esta vez con gracia. La venganza se sirve frita es un pequeño relato de Beatriz Aguilar que nos cuenta la venganza de Pechu, una pechuga de pollo empanada, contra su cruel y futuro devorador por la muerte de su amiga Muslita. El tono, el par de giros dentro de la historia y el final, te sacarán más de un par de sonrisas. Ah, y se me olvidaba, hay algún que otro mantra ‘ninja’ de lo más divertido por el camino. Disfrute en su totalidad gracias a Fast Fiction Penny.

Bienvenido a su auténtica experiencia india (TM)
Rebecca Roanhorse (Trad. de David Tejera Expósito)
FLASH
Digital | 15 páginas | 1,49€
4,25 / 5
¿Qué conocemos realmente de la cultura india? Visiones de peyote, chamanes de plumas coloridas y poco más. La televisión y la cultura popular ha ahogado una rica cultura en un sumun de clichés. Ganadora del premio Hugo y Nébula a mejor historia corta en 2017, Rebeca Roanhorse nos sumerge en una mordaz crítica sobre la apropiación cultural de la globalización. La historia corta es una acusación mordaz de la insidiosa y continua apropiación de la cultura indígena nativa americana. Roanhorse muestra los continuos engaños y robos que los nativos americanos han sufrido a lo largo de la historia.Una historia corta muy interesante y que recomiendo encarecidamente leer.

Jesse Turnblatt es un trabajador de Sedona Sweats, una empresa especialista en crear Experiencias virtuales a medida. En el caso de Jesee, están especializadas en ser ‘experiencias indias’. La actuación que realiza cada día para sus clientes no refleja para nada ni su vida real ni su cultura. Saltándose los protocolos de la empresa, Jesse confraterniza con un cliente que desestabiliza toda su realidad. Rebeca realiza un comentario crítico sobre la estratificación de la raza india con una historia que juega con nosotros tras su final ¿Está Jesse loco? ¿Qué ha sido real de todo esto? Al puro estilo de los parques en Westworld, la Experiencia India se ha convertido en toda una industria turística repleta de clichés que ensucian la verdadera tradición. Con un cercano narrador en segunda persona, Bienvenido a su auténtica experiencia india (TM) es una crítica a la mercantilización cultural, con toques simpáticos, pero a la vez tristes por su dimensión real.

Los coleccionistas
Adrian Tchaikovsky (Trad. de Marcheto)
Cuentos para Algernon
Digital | 2001 palabras | Gratis
4,5 / 5

La especulación es uno de los componentes principales de la ciencia ficción. Y también, uno de los que más disfruto. En esta ocasión Marcheto nos ofrece la traducción de Los coleccionistas, un relato de Adrian Tchaikovsky (Spiderlight, Herederos del tiempo) que forma parte de la antología 2001, An Odyssey in Words (NewCon Press, 2018), editada por Ian Whates y Tom Hunter como homenaje a Arthur C. Clarke. El británico nos lleva hasta el descubrimiento de los restos de una antigua civilización alienígena para explorar el futuro del universo. Un relato que me ha hecho sentir abrumado ante el universo y todo lo que nos rodea, sobre el número de cosas que desconocemos y cuantos secretos asolan en cada recoveco del mismo.

"(...) ¿qué probabilidades había de que justo cuando nosotros mirábamos un punto concreto en el firmamento ese punto estuviese mirándonos, hablándonos, alargando la mano por la galaxia hacia la lejana consciencia de la Tierra?"

lunes, 17 de junio de 2019

La Condesa Sangrienta, de Alejandra Pizarnik

La Condesa Sangrienta
Alejandra Pizarnik
Libros del Zorro Rojo
Tapa dura | 57 páginas | 18,90€



Cuenta la leyenda que la aristócrata húngara Erzsebét Bathory asesinó a más de seiscientas cincuenta jóvenes mujeres a finales del siglo XVII en su castillo de los Cárpatos. Inspirada por la leyenda y el relato escrito en 1962 por Valentine Penrose (Erzsébet Báthory la Comtesse sanglante) donde ahonda en la figura de la apodada Condesa Sangrienta, la argentina Alejandra Pizarnik elabora un retrato perturbador de su figura apoyada en pequeñas estampas. Una pequeña pieza que explora de forma poética los recovecos oscuros que perturban la mente de Bathory acompañada por las demenciales maravillas ilustradas de Santiago Caruso.


A través de 12 episodios Pizarnik relata los motivos que pudieron llevar a Erzsébet Báthory para ganarse tal leyenda. Su obsesión por la belleza y eterna juventud dicen que llevaron a la infame Condesa a ejecutar diferentes torturas que Alejandra describe con suma facilidad. Sarcófagos de afilados pinchos, jaulas de clavos o despellejamientos se suman a un gran arsenal de tortura que parece no tener fin. Cada capítulo conforma una pequeña crónica sádica de la sobrecogedora leyenda que circula en torno a Erzébet Báthory.


Amantes del horror verán sus delicias hechas realidad gracias a un Santiago Caruso que nunca falla. El ilustrador argentino complementa y da fuerza a un texto que se quedaría en un escueto resumen de la conocida leyenda. Cada ilustración hace al lector detenerse al menos un minuto, explorar detalles y dar contexto a la inquietante historia. Santiago hace posible vislumbrar las torturas, explorar la soledad del castillo de Erzsebét Bathory así como transitar por la mente de la propia Condesa Sangrienta. Una mezcla perfecta reunida en otra fascinante edición de Libros del Zorro Rojo.

«Ella es una prueba más de que la libertad absoluta de la criatura humana es horrible»

jueves, 6 de junio de 2019

Bestias durmientes, de Laura Tejada

Bestias durmientes
Laura Tejada
Ediciones Dorna
Tapa blanda | 95 páginas | 3€/10€



¿Cómo te sentirías tras despertar en mitad del bosque enterrada bajo tierra? Aterrada, verdad. Cuanto menos, confusa. Así despierta una noche Lisa Hyde, la protagonista de Bestias durmientes. Alguien irrumpió anoche en su casa, pero Lisa no consigue acordarse de nada. Ni que paso ni como llego a estar enterrada en el bosque. Pero ella siente que algo ha cambiado dentro de ella. Lisa empieza a experimentar alucinaciones y vacíos temporales de memoria ¿estrés postraumático? ¿se está volviendo loca? No es capaz de asegurar nada con certeza, solo que su nuevo vecino no le da buena espina. Mientras Lisa lucha día tras día por descubrir la verdad, su vida se vuelve cada vez más extraña.

Laura Tejada teje un ambiente repleto de incertidumbre, paranoia y desconfianza. La tensión y extrañeza es palpable en cada escena. ¿Qué le está ocurriendo a Lisa? ¿Qué sucedió esa noche? Las preguntas se tornan más y más inquietantes durante el desarrollo de la historia. Las escenas juegan con el filo de la realidad como constante para hacernos cuestionarnos la fiabilidad de Lisa como narradora. Laura fabrica sus escenas con mucho mimo: personajes que generan duda e interés, ambientes siniestros, y descripciones que llegan a hacerte temblar durante algún pasaje. Bestias durmientes es un libro de sensaciones. Una novela corta desagradable por momentos, tensa en toda su extensión, e inquietante en cada giro de hoja.

"No solo era su mundo lo que estaba cambiando, sino también su interior, algo no iba bien ahí dentro. Era como si su cuerpo fuera un puzle obligado a encajar sin una de sus piezas, así que tenía que presionar, recortar y pegar las que quedaban hasta que la imagen fuera como la de antes, pero eso no pasaría, ese puzle no volvería a estar completo jamás."

Como la nueva ola del cine de terror actual, Laura no juega con sustos o grandes momentos de asco. Su terror se acerca más a películas como Hereditary, The Witch o El resplandor que a cualquier entrega de Paranormal activity o Halloween. La andaluza nos plantea un tablero de sensaciones y su terror deriva en una vertiente más psicológica. Una excusa perfecta para explorar los miedos y realidades personales. Un miedo que viene de lo más profundo de la mente y de las emociones de cada uno. La angustia de Lisa se siente cercana y real. Sus miedos son nuestros miedos. Su paranoia e irrealidad es nítida ante nuestros ojos. El viaje personal de Lisa hace crecer a la novela corta un puntito más.

Bestias durmientes está concebida para leerse del tirón. Y si no lo está, te obliga a ello. Su corta extensión y la forma en que está escrita hace al lector decirse: necesito una página más y necesito descubrir que diantres está ocurriendo. Entre los guiños a personajes o películas de género y la atmósfera enrarecida, crean un cóctel molotov imposible de soltar. Sentí a Jack Torrance susurrando a la oreja Lisa Hyde, la opresión de una habitación digna del Bates Motel, así como la tensión palpable en las conversaciones y cenas de la serie Hannibal. Lo que no me esperaba, era el giro fantástico (o si lo esperaba, pero no con ese propósito). Una historia autocontenida, que no necesita ni un ápice más y que hará las delicias de cualquier lector de género.

Llevo leyendo a Laura Tejada desde que empezó a publicar. He podido ver su evolución. De Los mundos de Täryenn a Bestias durmientes, la andaluza parece haber encontrado su rumbo. Su estilo, su tono e historias con las que se siente más cómoda. Es una delicia devorar una novela corta de una sentada con tal ansia que no te apetece soltarla. Es de agradecer que una lectura te provoque sensaciones e inquietud. Bravo Laura. Bravo Ediciones Dorna. Queremos más.

Otras reseñas de interés: