viernes, 6 de julio de 2018

El verano ya llego, ya llego...

Llega el verano. Llega el calor, la playa, las vacaciones para algunos y las extensas jornadas laborales para otros. Si algo marca la etapa veraniega en un lector de género (aparte del Celsius en julio) es quitarse del medio todos esos pendientes que ha ido apartando por razones incomprensibles durante el resto del año. El panorama editorial nos da un ligero (muy ligero) respiro y los ávidos lectores aprovechamos el momento para hacer bajar nuestra pila (y que en septiembre vuelva a subir exponencialmente). Hoy os presento en el blog mis propósitos lectores para este verano como ha hecho Dani Garrido en El Caballero del Árbol Sonriente (que no cumpliré ni de broma). Let´s go!

Novelas

Uno de mis propósitos para este verano es continuar mi descubrimiento de la fantasía con Ursula K. Le Guin. Allá por febrero disfrute enormemente descubriendo su figura y quiero continuar con ello. Como mínimo tengo intención de leer Las tumbas de Atúan (Minotauro), pero en mi meta también entra la tercera entrega. La costa más lejana (Minotauro).


También un poco de fantasía patria. Hace tan solo un mes y pico la editorial Insólita publico de golpe toda La saga de la Ciudad de Juan Cuadra. Tras ya haber leído El libro de Ivo dentro del volumen Sangre, mi idea es que durante los tres meses de verano devorar (o que me devoren) los tres libros restantes para completar sendas entregas y la saga completa.


Una intención marcada para el verano es volver a los caminos del Cosmere de mi adorado Brandon Sanderson. Mi idea es leer Sombras de identidad (Nova) de una vez por todas tras haber disfrutado del entretenido Aleación de ley el pasado noviembre. Como meta también ponerme con alguna de las historias de Arcanum ilimitado (Nova), pero ya veremos. Lo de Palabras Radiantes (Nova) lo dejamos ya para septiembre (o más tarde).


Un Tim Powers al año no hace ningún daño. Es por ello que quiero ponerme de una vez por todas con la reedición de Última rond(Ediciones Gigamesh). Cerveza, pesadillas y cartas de poker por el medio con la excelente prosa del maestro de Búfalo. Suena bien.


Tampoco hace nada de daño leer algo de ciencia ficción, que parece que la tengo apartada últimamente. El libro de Joan (Alpha Decay), de Lidia Yuknavitch lleva un tiempo llamando en mi pila. Promete una space-opera de trascendencia filosófica con dosis de teoría feminista y componente transhumanista.


Y por último, y para nada menos importante, otra pizca de fantasía patria. El último sueño (Minotauro), la última novela de Guillem López, promete una fantasía urbana repleta de bandas callejeras en una ciudad que se viene abajo. Promete mucho, y más por ambientarse en el mismo mundo que la excepcional La polilla en la casa del humo.

Novelas cortas

Si algo ha salvado mi ritmo lector este año son las novelas cortas. Y es que su corto formato a veces vienen bien para recuperar el habito lector perdido. Una de las que se me ha quedado en la pila es La balada de Tom el negro (Runas), de Victor Lavalle, donde el autor da una vuelta de tuerca a la historia El horror de Red hook del maestro Lovecraft.


Tenía que estar si o si en esta pila una de las publicaciones más esperadas. Cada corazón, un umbral (Runas) de Seannan McGuire, ganadora de los premios Locus, Nebula y Hugo en 2017, promete las delicias de todos los lectores. ¿Qué ocurre cuando los niños que han viajado por esas historias de fantasía regresan y no consiguen adaptarse a la realidad ni son aceptados por sus familias? 


Otra de las que lleva tiempo en la pila es Nueva madre (Editorial Cerbero), de Eugene Fischer. Una novela repleta de planteamientos morales y temas delicados a día de hoy. Conoceremos a Tess Mendoza y las repercusiones de un hecho extraordinario que lleva cinco años sucediendo: las mujeres se quedan embarazadas de forma espontánea cada vez que ovulan.


Y por último, una pequeña trama. Aunque lo meto en novela corta, las cinco entrega recopiladas de Crónicas del fin (Alethé), de Gabriella Campbell y José Antonio Cotrina bien podían postular como novela. Aunque ya he leído las dos primeras entregas (que voy a releer), se me antoja el libro perfecto para ir intercalando en verano. Aventuras, apocalipsis, sangre, vísceras, bichos repugnantes y Winston. Nada puede salir mal.

Antologías

Si algo veo que tengo en mi pila y se ha ido acumulando bastante este año es el tema de las antologías. He escogido cuatro para la ardua tarea veraniega. La primera de ellas es Poshumanas (Libros de la Ballena), uno de los volúmenes que compone la antología de autoras de ciencia ficción española coordinada por Lola Robles y Teresa López Pellisa. El porque he escogido este y no Distópicas (que también caerá en algún momento) es simplemente gusto personal y de una temática que me atrae más. Con nombres como Felicidad Martínez, Nieves Delgado, Laura Fernández, Carme Torras y unas cuantas más, apetece mucho.


Otra de las que llaman a mi pila es El viento soñador y otros relatos (Sportula), coordinada por el incombustible Mariano Villareal. Ha sido difícil decidir con cual de las dos antologías que ha publicado este año me quedaría, por que Ciudad nómada y otros relatos (Sportula) también tiene una pinta extraordinaria. Pero lo siento, Tim Pratt llama fuerte a mi puerta. La antología también contiene relatos de la gran Cristina Jurado, Ferran Varela, Mike Resnick, Caroline M. Yoachim y unos cuantos buenos nombres más. Calidad, Mariano siempre da calidad.


Una de las últimas publicaciones de la por desgracia desaparecida Fata Libelli ha sido Ars Luden, de Charles YuVideojuegos, referencias pop, humor y desamor para reflexionar sobre la soledad, la familia, el trabajo y las relaciones humanas, todo en relatos veloces, ágiles e inolvidables me esperan en las páginas virtuales de esta antología.


Y por último, tengo ganas de reencontrarme con Víctor Guisado. Tras asombrarme infinitamente con Me trago el igualma (Ediciones El Transbordador) a principios de año, espero volver a disfrutar con esa espectacular forma de narrar del autor extremeño en estos cuatro relatos que contienen El jugador impasible y otros gritos camuflados de relato (Ediciones El Transbordador).

Cómics
Y si, ya llegamos a la última sección. A estas alturas pensareis: pero este chico de que va con esta lista. Como digo arriba, esto es solo como los propósitos de año nuevo, yo me los pongo, luego ya... Y claro, no podían faltar los cómics, que también bien vienen para llevarse a la playa o entre jornada y jornada laboral mientras tomas el necesario café vía intravenosa.


Una intención clara es continuar mi relectura mensual de Sandman (ECC Ediciones). Estoy avanzando a un tomo por mes, y creo que voy a seguir así, aunque muy pronto comienza ya el motivo de estas relecturas, el lanzamiento de las nuevas series del Sandman Universe a finales de este mes en EEUU. Por lo tanto espero leer los tomos 4, 5 y 6 durante este verano y seguir disfrutando una vez más de Sueño antes de caer en las nuevas series.


No puede faltar manga en mi vida. Se ha vuelto hacer necesario al 100%. Y me alegro de ello, porque estoy descubriendo historias que me fascinan. La nueva obra de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata me tiene bastante enganchado, y por supuesto, planeo seguir con Platinum End (Norma Editorial) durante este verano con un tomito por mes. Ángeles, batallas por ser dios, giros inesperados y dibujo más que digno del tandém creador de Death Note.


Uno de mis cómics pendientes desde hace bastante tiempo es el alabado Monstress (Norma Editorial) de Marjorie Liu y Sana Takeda. No sé, lo tiene todo. Tanto la historia y el dibujo me parecen de lo más atractivos. De este verano no puede pasar, que el volumen 2 sale publicado justo a finales de Agosto.


 Un poco más de manga. Y el shonen nunca esta demás para divertirse en la playa. Uno de los planes de este verano es ponerme al día con Radiant (Letrablanka), el manga francés de Tony Valente. Cinco tomitos ya publicados con un sexto en camino, es una de las series shonen que más me apetecen. Hace bastante tiempo que leí el primero, pero el universo prometía bastante y me apetece un manga de pura aventura y poderes.



Un poco de terror tampoco viene mal para las calurosas noches veraniegas. Y es que tengo Uzumuki en mi pila lectora desde hace meses. Con la preciosa edición que ha hecho Planeta Cómic del aclamado manga de Junji Ito, es la hora de sumergirse en las espirales de este maestro del manga.


Y por último, también necesitamos calentar un poco la patatuela durante la época estival. Es por ello que tengo la intención de ponerme al día con Leñadoras (Sapristi) y sus volúmenes 2 y 3. Pero no solo eso, también un poco de Giant Days (Fandogamia), que ya va por su tercera entrega para revivir esa época añorada de la adolescencia.

Y hasta aquí todo lo que planeo leer durante la época veraniega. Probablemente no cumpla ni la mitad. Probablemente me vaya acercando a mi pila y vaya escogiendo otras cosas que están en ella. Pero, ¿a quién no le gusta hacer listas? :)

Y vosotros, ¿que planeáis leer en verano?

miércoles, 27 de junio de 2018

Graphics #24

Con el verano ha llegado mi estampida de lecturas comiqueras. Siempre me ocurre. La playa, el calor y las pocas horas que tengo para leer cada semana me piden lecturas más visuales. Me atraen más. Aunque lo admito, hecho de menos coger un buen tocho de cara al verano y pasar páginas como un energúmeno. Este año, lo intentaré con alguno que otro pendiente. Pero ahora, vamos con los cómics, que de esto va la entrada

¿Y que tenemos en el menú comiquero de hoy? Pues un trio de cómics americanos como son el estreno nacional de las aventuras gráficas del Doctor Who, la publicación de corte infantil El niño Brujo y mi tercer reencuentro con Sandman, en esta relectura con la excusa de las nuevas series del Sandman Universe. Y como no, mi dosis de manga mensual. Cierro la historia de Coco con la tercera entrega de Kuro, a la vez que pongo un nuevo paso en la nueva aventura de Obha y Obata. Let´s go!


Doctor Who: Revoluciones de Terror
Abadzis | Casagrande | Flore (Trad. de L.Pluijter)
Fandogamia Editorial
TPB | 124 páginas | 12€
3,5 / 5



El panorama comiquero español esta de suerte últimamente. Gracias a pequeñas grandes editoriales como Fandogamia estamos disfrutando de franquicias o cómics de los cuales solo mirábamos de pasada en américa. Productos interesante o simplemente complementos para los fanáticos de ciertos personajes o series de televisión. Como con los Cazafantasmas, la gran F trae a España al famoso Doctor británico. Sí, al alienígena carismático y disparatado que va de traje y corbata. Ese que no para de viajar por el universo tanto espacial como temporalmente resolviendo problemas en su cabina azul, más conocida como Tardis. Claro que lo sabéis, ese Doctor que lleva un destornillador sónico como arma y que siempre tiene una companion con la que se embarca en emocionantes aventuras. Exacto, hablamos del Doctor Who.


En este volumen nos ponemos en la piel del décimo Doctor y Gabriella González en un par de historias completas. Como si de dos episodios televisivos se tratase. La primera aventura es una carta de presentación de la nueva companion. La Tardis ha aterrizado en un Nueva York actual, concretamente en Brooklyn, tras la pista de algo extraño. Allí el Doctor conocerá a la joven Gabriella, una latina americana que se enfrenta a un férreo control paterno y que sueña con poder estudiar Bellas Artes. Un extraño suceso en la lavandería de su padre será el detonante para que se vea enredada en un lío dimensional de tres pares de narices. Ritmo infernal, diálogos simpáticos y giros extraños de guion para conferir un entretenido relato de ciencia ficción con cierto toque de terror. La segunda, mi favorita, es una primera aventura como companion y Doctor. Aprovechando el formato cómic, Gabby a través de bocetos y su narración nos cuenta a través de sus ojos una historia deliciosamente artística y onírica de su primer viaje a otro planeta.


El arte del cómic lo pone Elena Casagrande (Riesgo Suicida) con un estilo ágil y desenfadado, detallista e imaginativo. Pese a que en la primera historia destaca algunas viñetas y el diseño de los personajes es realmente fiel, se siente como un poco encorsetada en ese juego de elementos más propios de la serie de televisión. Sin embargo, en la segunda saca todo el potencial del formato para contar una historia mucho más elaborada. Complementa el color de Arianna Florean, haciendo una labor bastante remarcable, sobre todo en algunas viñetas como la llegada de Gabby al mundo alienígena de la segunda historia. Esta claro que Doctor Who: Revoluciones de terror es un producto que cualquier whovian de pura cepa va a disfrutar en su máximo esplendor. En mi caso, solo habiendo visto parte de la primera temporada televisiva, me han quedado ganas de ponerme a ver la etapa de este décimo Doctor. Wiu wiuuuuu wiii (inserte sonido de Tardis aquí).

Platinum End #3
T. Obha | T. Obata (Trad. de Marc Bernabé)
Norma Editorial
Tankobon | 208 páginas | 8€
4 / 5



Lo reconozco, T. Obha y T. Obata son una de mis debilidades personales. Casi les puedo considerar mis padres introductorios en el mundo del manga, ya que Death note fue el primero que leí en mi vida. Y con Platinum End, está creando algo igual de enrevesado, repleto de giros y crueldad, de cuestiones morales y acción por doquier con un dibujo que quita el hipo. En este tercer tomo, tras la tragedia en el estadio Jinbô, Mukaido se revela ante Mirai y Saki como otro de los candidatos a Dios. Entre los tres deciden que van a colaborar para derrocar a Metropoliman, ya que sus acciones no son perdonables. Una noticia salta en los medios: Mimimi Yamada, conocida como una asesina de jóvenes, ha escapado de la prisión. Todo parece indicar que Metropoliman está detrás. Los tres intentarán elaborar una estrategia para acabar con Metropoliman, pero no todo saldrá bien…


Un volumen que nos da una mayor perspectiva de lo que es Platinum End: estrategias, giros, misterios, crueldad, sangre, acción, moralidad. Aquí no hay medias tintas, y en este volumen hay una escena realmente desagradable con un menor. La introducción del personaje de Mukaido es puro acierto para la serie, aunque este condenado a ser un secundario. Aporta la personalidad fuerte que hasta ahora faltaba en el dúo protagonista. Su inteligencia y explicaciones, además de su trasfondo personal, hacen que pronto empaticemos con él. Y también que el protagonista de todo esto, Mirai, parezca empezar a evolucionar. Un volumen que de modo similar a Light en Death Note, muestra nuevas formas de tomar las reglas del universo para darles un giro de tuerca. También un tomo que sigue reflejando que Obata es un genio a los lápices, con viñetas impensables que te pasas minutos observando. Rico en contrastes y detalles, con gestos realmente marcados y una cantidad de escenas de lo más variadas.

El niño brujo
Molly Knox Ostertag (Trad. de Sonia Fernández Ordás)
Harper Kids
Rústica | 224 páginas | 15,90€
4,25 / 5



Cuando me piden que recomiende un cómic para los niños de 10-12 años que no sea el ‘típico de superheroes’ siempre me lleva un rato llegar a alguno. No existen en castellano muchas opciones. Tenemos Leñadoras y Ari, Cazador de dragones, por ejemplo. Desde ya, El niño brujo de Molly Knox Ostertag, se va a juntar con este grupo de recomendaciones. Una historia deliciosa que ejemplifica de forma efectiva y atractiva la lucha de género contra los roles tradicionales impuestos, a la vez que enaltece la diversidad racial y los valores de la amistad. La autora, pese a ser su primera publicación en solitario, no es ninguna novata. Escritora de animación en la serie de Disney Star vs The Forces of Evil, artista de los cuatro primeros números de The Castoff con MK Reed y Brian C. Smith, Molly es además la ilustradora del webcómic bisemanal Strong Female Protagonist.


La historia nos presenta a la familia de Aster, donde todas las chicas son educadas para ser brujas mientras que los chicos para convertirse en cambiaformas. Los roles no pueden intercambiarse, y quién se atreve a desafiar los límites, será exiliado. Aster es un chico, y esta fascinado por la magia. En su interior sabe que tiene talento para ello, y se dedica a espiar a las brujas. Aprender a escondidas. Además, aun no ha conseguido la anhelada transformación. Cuando un misterioso peligro hace que algunos de los chicos de la familia desaparezcan, Aster sabe que puede ayudarlos gracias a sus poderes mágicos. Una historia autoconclusiva sobre la familia, la valentía, la amistad y la identidad, aderezada por un tono de cuento de hadas, que nos pone en perspectiva de un problema real y a la orden del día: el ostracismo universal ante lo que queremos ser. Las barreras que nos impiden llegar a aquello que anhelamos por nuestro simple género. Todo un alegato, sin resultar moralina barata, sobre la imposición de roles de género en nuestra sociedad.


La lectura de El niño brujo es rápida, encantadora y emocionante. Pero tiene algo más. Es una lección disfrazada de cuento que todo joven y adulto debería leer. Es un desafío a los constructos de género de una manera única, en forma de fábula alegórica rodeada de magia. Mucha magia. Además, es una historia sobre la diversidad, con una mitología que se deja ver, pero que no sé explica del todo. Queda mucho por indagar y descubrir. También, es una historia sobre la amistad. La real, la palpable. Sin intereses románticos ni connotaciones sexuales de por medio. Simple y pura amistad, de quién se siente cómodo con otro. Y, sobre todo, es una belleza de lectura. Las ilustraciones de Molly son adorables, coloridas, con ese precioso estilo cartoon, que tanto recuerda a Leñadoras en su diseño. Escenarios bonitos, tenebrosos, con diseños inspiradores y una buena historia de fondo. Lo mejor, una segunda parte titulada The Hidden Witch se publica en inglés este mismo año. Espero que Harper Kids se anime a traerla.

Kuro #3
Somato (Trad. de Marc Bernabé)
Milky Way Ediciones
B6 | 128 páginas | 8.50€
3,5 / 5



Con este tercer volumen llegamos al final de Kuro, el precioso manga de tono inocente y tenebroso con dibujado a todo color de Somato. Por fin parece que nuestra querida e inocente Coco comienza a darse cuenta de las cosas extrañas que suceden a su alrededor y de lo que sucedió en el pasado. Kuro llega a su final dando algunas respuestas, uniendo algunas piezas del puzle a través de flashbacks, pero dejando bastante incógnitas. Aunque el final propiamente dicho no llegue hasta las últimas páginas, no queda explicado correctamente para el lector en ningún momento. Kuro se deja leer como historia de superación de la perdida, del duelo de una niña. Es una historia de abrir los ojos al mundo, ante lo que ha sucedido, y superarlo. Todo ello envuelto por una capa de inocencia y cotidianidad ante un mundo exterior que resulta aterrador. Como la pura realidad.


Un tercer volumen que junta las piezas de Kuro y Coco de forma más directa que cualquiera de los dos anteriores. En este caso cobra más importancia los flashbacks y las historias secundarias de otros personajes que hemos visto para darnos ese final. Unos secundarios que no tienen el peso suficiente para darle potencia a la historia de Coco, pese al intento de conectarlos a través de las historias secundarias. Finalmente se sienten como meros vehículos, desconocidos prácticamente para resolver la historia de Coco. Ojalá Somato se adentre con más historias en el universo de criaturas tenebrosas que ha elaborado para Kuro. Como lector, el trabajo trasero de Kuro me parece fascinante, tanto por su diseño como por todo lo poco que hemos visto que envuelve la historia.

Sandman #3: País de Sueños
Gaiman | Vess | Jones III | Doran (Trad. de Diego de los Santos)
ECC Ediciones
Tapa dura | 160 páginas | 17,95€
4 / 5



El tercer tomo de Sandman es algo peculiar en el mundo comiquero. Se trata de un volumen intermedio entre arcos, desconectado casi por completo de la trama principal, que nos arrastra por cuatro historias de origen independiente y con nuevos dibujantes. Eso sí, muy disfrutables. Y también una maravillosa representación de lo que es capaz la saga onírica concebida por Neil Gaiman. Aquí el escritor inglés demuestra, una vez más, que es un narrador de cuentos formidable. Su imaginación rinde al máximo con cuatro historias de lo más variopintas. Es un buen punto de partida para enganchar a nuevos lectores. Para que prueben el universo de Sandman sin meterse en la serie regular.

Abre el volumen con Calíope, una historia sobre un escritor que tiene a la más joven de las musas encerrada. Una exploración profunda entre el deseo y la ambición. Una historia siniestra plagada de mitología, que nos habla sobre la creación y el famoso síndrome de la página en blanco. Le sigue mi historia favorita del tomo. Y la de muchos, por lo que he podido ver. Un sueño de mil gatos es la historia de como un felino sueña con dominar el mundo. Y este mensaje, se lo quiere transmitir a todos los gatos posibles. Triste y cruel a la vez, es un mensaje de esperanza hacía aquellos sueños que parecen imposibles.



La tercera y premiada historia con el World Fantasy Award es El sueño de una noche de verano. Aquí Morfeo le encarga a Shakespeare una obra de teatro para la visita de unos seres muy especiales del mundo de las hadas. Es interesante ver como Gaiman es capaz de unir ambos universos, aunque especialmente es la historia que menos disfrute al no estar conectado personalmente con la obra de Shakespeare. Aún así, Gaiman teje una historia a distintos niveles, como bien se deja ver en el guión original que acompaña la presente edición. Y cierra el volumen con Fachada, un triste relato de soledad sobre una mujer desfigurada (Element Girl), con la aparición estelar de Muerte, y una profunda reflexión sobre la vida.

Y vosotros, ¿en que lecturas comiqueras andáis metidos?

miércoles, 20 de junio de 2018

Pon ficción corta en tu pila #11

Hace ya un tiempo que no traigo por el blog otra recopilación de ficción corta. La verdad que he estado leyendo últimamente alguna que otra revista con varios relatos, por eso no me había dado cuenta de que había acumulado suficiente para una nueva entrada. Pero no ha sido lo único, algún que otro relato suelto también ha caído por mis garras lectoras.

Por ejemplo, una historia ultracorta en el blog Cuentos para Algernon. Se trata de La ecuación del treból negro, de Zach Sheppard. Un pequeño cuento en formato de entradas de diario que cuenta el desarrollo de una serie de experimentos sobre la buena y mala suerte que no termina del todo bien. Bastante divertido, tiene un enfoque científico (e hilarante) para los amuletos de la suerte y sus contrapartes. No ha sido el único. Cazadora de Sueños, de Laura S. Maquilón es un relato corto muy disfrutable (y gratuito en Libros Prohibidos) que nos introduce en un mundo con tintes oscuros jugando con conceptos oníricos. Dejando más preguntas que respuestas, tengo muchas ganas de conocer más ese gremio de los cazasueños y a una Marina más adulta. Una introducción para la novela corta El pasado es un cazador presente que veremos próximamente publicada en Sportula.

Y ahora, vamos con las tres revistas y la colección de relatos que he leído. Let´s go!

Supersonic #10
VV. AA
Lektu
Electrónico | 364 páginas | 2,99€
4 / 5



Otra interesante entrega de SuperSonic con contenido bastante interesante, aunque me ha parecido en general menos potente que otras entregas de la revista (pero es que el listón esta alto). Sin ninguna duda sigue siendo ideal para ir picoteando de vez en cuando. Destaco el artículo ¿Sueñan los androides con retranca limonera? de Bandinnelli y Pablo García Maeso, donde dan un vistazo a la ferviente oleada de literatura humorística de género en España. También, como siempre interesante (aunque por primera vez en la revista), leer a Esteban Betancour, en este caso con un análisis de las Distopías para el siglo XXI.

Ojito también la entrevista de Cristina Jurado a Nnedi Okorafor, hablando de secuelas, orígenes y mucho más sobre Binti. Tanto si habeís leído la novela corta como si no, no os la perdáis. Y como siempre interesantes (y libreta en mano) la sección comiquera de Armando Saldaña y de relatos/ novelas cortas de Elías Combarro. En cuanto a ficción siempre es un placer leer a Tim Pratt. Artificio e inteligencia no es una excepción en este caso. Otro par de relatos potentes y recomendables: El mendigo de Carme Torras como canto al transhumanismo y la ecología, e Inventario de Carmen Maria Machado, donde da una vuelta de tuerca a como contar el fin del mundo a través de experiencias sexuales.

Windumanoth #3
Vv. Aa
Autoedición
Papel/digital | 92 páginas | 5,99€
4,5 / 5



El número más equilibrado y con mejores contenidos de los tres ya publicados de mi querida Windumanoth. Uno de los primeros contenidos es una entrevista a Andrzej Sapkowski con sus peculiares respuestas de por medio, alguna cosilla sobre el futuro de Geralt y su adaptación televisiva. También un par de artículos muy interesantes sobre la figura de Ursula K. Le Guin y sus poderosas influencias en otros escritores obra de Alister Mairon y Concha Perea.‏ O uno de Victor LaValle traducido por Pilar Ramírez Tello sobre los orígenes de su reciente publicación en castellano La Balada de Tom el Negro.

En ficción destaca La medialuna del ying y el yang de Ian Whates con traducción de Cristina Macia y Ana Diaz Eriz. Un relato muy chulo que nos lleva hasta un Londres alternativo, la búsqueda de un potente objeto mágico y un lobisome de por medio. Pero también tenemos un adelanto de Neimhaim: El azor y los cuervos, para mojar el paladar con la nueva entrega de la saga vikinga. Y por último un relato que te destroza el corazón peluchil, Teddy de Josúe Ramos. Recordar que podeís haceros patreons de la revista en este link por 1$ al mes.

Revista Tantrum #1
S. Eximeno | Tomás Rivera | Sam G. C.
Impresiones Privadas
Bolsillo/digital | 96 páginas | 5€
3,5 / 5



Hace unos meses veía la luz el primer número de la revista Tantrum, una publicación cuatrimestral de tamaño bolsillo con la finalidad de conocer a sus tres autores y fundadores con sendos relatos y algún invitado. Edición cuidada, de calidad, con ilustraciones de Cristofol Pons y tres relatos que van desde lo extraño a la ciencia ficción, pasando por el terror y lo fantástico. Dos datos más curiosos de la revista: en la biodata de cada autor antes del relato pone el tiempo estimado de lectura (olé) y al final tenemos un juego de mesa para entretenerse un rato. En este primer número tenemos tres relatos y una entrevista que auguran un gran futuro para la revista. Si os queréis suscribir (y debéis, es baratito y recomendable), os dejo aquí el link.

En Mesa, de Santiago Eximeno, podemos leer una historia tan costumbrista como imaginativa y terrorífica. Un chico encuentra por fin un oficio decente: ser mueble para un hogar de ricachones. Una ficción cargada de crítica social hacia la precariedad laboral, la crisis financiera y la corrupción. Un relato bizarro que en su formato audio, todavía gana más matices para reflejar un lóbrego futuro. En Canción para una ciudad enferma, Tomás Rivera nos da todo un paseo por una ambientación cyberpunk (con tendencia a Blade Runner) muy conseguida en un relato que acaba despuntando más hacia la acción que hacia un trasfondo como en el primer relato. Un escrito de pura evasión con una mujer de armas tomar. Y cierra el volumen con La casa azul, de Sam G. C, donde Justin se muestra obsesivo y paranoico por velar la seguridad de su exnovia Annie. Una gran narración en primera persona, con bastante suspense, que juega con nuestra percepción para llegar a un final lógico y acorde con la trayectoria de la historia. Un buen cierre. En julio, a por el número #2, con Gabriella Campbell de invitada.

Puerto Pirata
Blanca Mart
Heroik
Tapa blanda | 196 páginas | 12€
3 / 5



¿Echáis de menos esa ciencia ficción fantasiosa, aventurera y pulp? Estáis de enhorabuena, por que Heroik se ha estrenado con la publicación de Puerto Pirata, una serie de cuentos de la escritora catalana-mexicana Blanca Mart. Ambientados en un mismo universo, vamos recorriendo con un ritmo endiablado una aventura tras otra del piloto austral Al Braker y la investigadora de guerras Whissita Lena Reed. Con justas descripciones y argumentos de lo más sencillotes, cada cuento se disfruta como una pequeña aventurilla espacial ochentera. Con elementos que tiran más a la fantasía que a la ciencia ficción que conocemos hoy en día, nos da una más visión romántica de la space opera que triunfaba. Cuando no jugaba a volarnos la cabeza constantemente, si no hacernos pasar un rato agradable en otros mundos.

Ocho cuentos en total que nos llevarán por varios rescates, viajes a los extraños Cúmulos donde todo puede pasar, y mundos donde impera una locura desmedida. Clones, extraños artefactos, un gen pactual, marcianos o piratas espaciales. Un poco de todo puebla el universo que Blanca Mart va dibujando alrededor de estos dos personajes. Porque si un punto troncal tiene Puerto Pirata es Al Braker y Whissita. El primero, con aires del típico capitán creído y chuleta que me recordaba al capitan Kirk, y la segunda, con la inteligencia y fuerza suficiente para patear unos cuantos culos como Naomi Nagata. Mis cuentos favoritos: Fin de semana en Agar II, La Crisálida y Puerto Pirata. Es de agradecer a Heroik por ofrecer esta pequeña pieza, y atreverse a darnos una ciencia ficción que ya no puebla nuestras modernas estanterías.

Y vosotros, ¿en qué lecturas cortas andáis enfrascados?

lunes, 11 de junio de 2018

Alida y el reino de Uluf, de Eric G. Moral

Alida y el reino de Uluf
Eric G. Moral
Edelvives (Colección Alandar)
Tapa blanda | 248 páginas | 10,20€



África es un continente al que la cultura occidental plaga de estereotipos continuamente. Casi podemos decir que lo maltrata por desconocimiento. Pensamos que todos viven entre pobreza y hambruna, salvo los grandes líderes y empresarios. Que todo es violencia, escasez y dictadura. La visión que nos dan los medios de comunicación esta sesgada por los patrones occidentales. Solo nos enseñan lo que queremos ver. Por eso veo necesarias novelas como la que nos propone Eric G. Moral. Este historiador y escritor barcelonés compone una aventura juvenil utilizando sus propias experiencias en la región de Casamance (Sur de Senegal) como inspiración, para trasladarnos una visión más realista del continente africano, su gente y su cultura.

Alida es una niña africana de 12 años que lleva desde los 3 viviendo en Barcelona. Su padre adoptivo Pau, ha desaparecido hace unos meses mientras realizaba una investigación en Bubayum, una región africana conocida como reino de Uluf y lugar de origen de Alida. Sam, un niño alemán cuya familia es cercana a la de Alida, viene este semestre a estudiar en Barcelona. La situación, lejos mejorar para Alida, se hace mucho peor. La relación entre ambos no es nada buena, y la convivencia mucho menos. La llegada de un amigo de Pau a Barcelona proporcionará nuevas pistas sobre su desaparición. De forma mágica, Alida y Sam se embarcarán en una aventura que recorrerá las tradiciones místicas de Uluf para salvar a Pau.

Brujería, visiones, magia y aventuras. La novela de Eric intercala capítulos narrados entre Alida y Sam para componer una intrépida búsqueda por el reino de Uluf. Alida nos da una visión mística y mágica de esta África que desconocemos por completo. Representa un personaje muy humano, lleno de temores y amor por su lugar de origen. Como contrapunto, tenemos a Sam. Ejerciendo de buen estereotipado occidental, va rompiendo sus moldes racionales poco a poco, aunque su arrogancia lo hace bastante odioso. Es nuestra visión de esas regiones. El ritmo de los capítulos y la historia es tan rápido, que en dos sentadas terminas el libro sin darte cuenta. Tanto, que por desgracia algunas reflexiones y frases interesantes de Eric G. Moral pasan tan desapercibidas que no da tiempo a paladearlas. No llegan a calar en el lector. Y es una pena.

El reino de Uluf

Simplemente, fascinante. Eric ha compuesto un universo de magia y creencias simple pero muy efectivo. Atractivo. Místico. Tomando retazos de la invasión colonial francesa y una pizca de brujería, el autor ha compuesto la historia de su ficticio Bubayum haciéndola de lo más interesante. No hacen falta grandes hechizos, varitas mágicas o calderos chorreantes de líquidos pestilentes. Basta con visiones, una dosis de misticismo y algunos poderes sobrenaturales. Aunque buena parte de los sucesos que se van destapando se ven venir con anterioridad, no descubrir esta visión mística del continente que desde occidente nos es totalmente ajena es particularmente gratificante.

Un equilibrio entre los ahukas (Brujos buenos) y kusays (Brujos malos) que dominaban la región, sirve como pretexto para toda una trama de aventura y enseñanzas culturales. Si bien un par de deux ex machina rechinan en el devenir de toda la historia, esta ambientación cargada de magia ayuda al lector a adquirir un nuevo gusto por el África que no conoce. Es aquí donde me quito el sombrero ante Eric y alabo su labor con este libro, enfocado a niños de 12 años. Por que es fácil ambientar una historia llena de estereotipos y pretextos conocidos, pero nada fácil hacer al joven lector interesarse por una cultura que le ha sido ocultada hasta ahora. Por trasladar una visión que rompe los sesgos. Por crear interés.

Rompiendo estereotipos

Uno de los enfoques más claros de Eric con la novela es la de romper los moldes preestablecidos. Las creencias sesgadas que nos inoculan día tras día los mass media hacen que nuestra propia visión del mundo sea bastante equivocada. Cada día, queramos o no, emitimos juicios de valor con respecto solo a lo que conocemos o nos cuentan. Es imposible estar informado al 100% de todo. Alida y el reino de Uluf nos abre los ojos ante una África más realista, aunque solo sea en una capa más superficial de la misma. No todo es pobreza y desgracia. También hay vida allí, cultura, creencias. Aunque sean diferentes, debemos conocerla. No todo es blanco y negro.

Pero no es lo único. La novela, repleta de esas frases para enmarcar, nos recuerda la importancia de la diversidad y el respeto mutuo. No solo alega contra el racismo y los prejuicios ante este continente en concreto, si no que habla de entender a los demás por muy diferentes que sean. Da igual la etnia, raza o cultura. La diversidad es un bien que nos invita a conocer otros códigos culturales que nos son negados en un principio. La diversidad nos hace crecer como seres humanos. Por esto, la lectura en niños de 10-12 años se me antoja más que necesaria y mucho más interesante que algunas de las lecturas obligatorias en los colegios.

 Alida y el reino de Uluf es una interesante novela infantil para realizar un primer acercamiento realista al continente africano. Con buen ritmo aventurero, el lector irá descubriendo una trama sencilla enmarcada en un universo místico de lo más interesante. Puede que peque de dar las reflexiones ya masticadas o de un par de casualidades, pero me resulta una lectura muy adecuada para el público al que va enfocada. Espero que Eric se anime a escribir más novelas, por que me ha encantando descubrir un poco más de África.

 ¡Gracias a Edelvives por el ejemplar!

Otras reseñas de interés:

lunes, 4 de junio de 2018

El informe Monteverde, de Lola Robles

El informe Monteverde
Lola Robles
Crononauta
Bolsillo | 152 páginas | 15€




No toda la ciencia ficción son explosiones, pew pew o distopías de mundos destrozados. Puede que sean historias menos mayoritarias, pero en el panorama literario existe cabida para mucho más. Una de las más atractivas para mi es aquella ciencia ficción que explora aspectos de nuestra propia sociedad a través de otros mundos y razas. Aquellas que reflexionan sobre todo lo que nos rodea, nuestra forma de comportarnos y de actuar. Obras de ciencia ficción que esconden verdaderos ensayos sociales, que analizan nuestra conducta y algún aspecto de nuestro mundo cotidiano. Uno de estos casos es El informe Monteverde, una novela corta de Lola Robles que ha sido reeditada (con algún añadido) hace apenas unas semanas por la editorial Crononauta, con las bellísimas ilustraciones de Marina Vidal.

El texto nos sitúa en una entrevista a la famosa investigadora lingüista Rachel Monteverde, autora de El informe Monteverde: Primera aproximación al estudio de las lenguas del planeta exterior Aanuk. Descubrimos, a modo de diario personal y extractos del mismo informe, como la poderosa Sociedad para el Estudio de las Lenguas Interestelares la manda de viaje al remoto planeta Aanuk para su estudio. Allí conviven dos especies que apenas se relacionan. Por una parte, los aanukiens, unos humanos nómadas y alegres que se dedican a disfrutar y celebrar la vida sin preocupaciones. Por la otra, los fihdia, unos misteriosos seres humanos con ceguera congénita que viven aislados en las cavernas. 

A través de la entrevista a la propia Rachel, los fragmentos del informe y el cuaderno personal de la investigadora, Lola Robles va armando un ligero puzle en nuestra mente que combina las costumbres de estos pueblos con el ejercicio de exploración humana que la investigadora Monteverde lleva a cabo. El informe Monteverde es una lectura fácil, amena, interesante y ligera, de prosa serena y tono poético en ciertos pasajes. Con grandes párrafos descriptivos y diálogos cuidados por su significado; la autora consigue crear un mundo con mucho mimo por el detalle, cierta elegancia y sin recurrir a llamativos elementos visuales. No es necesario. Aanuk atrapa al lector por sí solo. Tiene magia, misterio y encanto en si mismo.

Ilustración interior de Marina Vidal
El lenguaje y la influencia cultural

Uno de los temas que toca Lola Robles en su novela corta es bastante obvio: el lenguaje. Es muy interesante como la autora consigue intercalar de manera lúdica algunas lecciones sobre lingüística a la vez que nos habla de la importancia del lenguaje. Este, aunque no nos demos cuenta, somos nosotros mismos quién le otorgamos significado y connotaciones propias. ¿De que manera se condiciona el lenguaje por quienes somos y donde vivimos? La lengua, la forma en la que nos expresamos y nos comunicamos habitualmente con los demás, es una herramienta caracterizadora de nuestro mundo. Nuestras propias características y vivencias son las que dan significado a las palabras que empleamos día tras día. Por eso existen usos diferentes y significados para cada palabra, dependiendo de la región donde nos situemos y de nuestras propias influencias.

Y de ahí surge el otro tema: la influencia cultural. La cultura es un sistema de significados compartido por un grupo determinado de habla común en una región determinada. Pero este constructo se ve modificado cuando un miembro de la misma comunidad tiene una vivencia diferente al resto, con otro grupo cultural. Lola nos muestra con pasmosa sencillez como afecta la influencia que tiene una cultura sobre otra de forma superficial. Como puede romper los esquemas preestablecidos haciendo evolucionar al ser humano. Por que es imposible permanecer impasible a los cambios cuando somos es curioso de por sí. Es una utopía imposible.

Ilustración interior de Marina Vidal
El mundo idílico

Aanuk es un universo utópico. Un sueño. Un reflejo de la alegría y el anarquismo. Un mundo donde cada uno va por libre, pero todos trabajan por el bien de los demás. La naturaleza ofrece todo lo que el ser humano necesita para vivir. La simple vida es una celebración. A modo de ensayo social, Lola nos muestra una sociedad que no ha sido influenciada por nadie ni nada externo a ellos. Una sociedad de salvajes que funciona sin guerras ni batallas, sin conquistas ni aniquilaciones. Viven bajo el respeto mutuo. Pero algunos han tenido experiencias externas, han sido influenciados, y amenazan con romper la armonía. Es un mundo idílico que se viene abajo en cuanto se ve influenciado. Por eso hablamos de una utopía, y no de la realidad.

El informe Monteverde es una novela corta con mucho valor. Sobre todo, social y lingüístico. Puede que no profundice todo lo que podría y que le falte un clímax, pero es una lectura interesante para devorar en una sola tarde. Una ciencia ficción más especulativa, que juega con el lenguaje y la influencia cultural. Es un placer poder leer obras de este tipo y mas viniendo de autoras nacionales, en las que aparte de reflexionar sobre el lenguaje, recibes alguna lección interesante. Ojalá las más editoriales independientes como Crononauta sigan apostando por estas novelas cortas.

¡Muchas gracias a Crononauta por el ejemplar!

Otras reseñas de interés: