jueves, 28 de febrero de 2019

Agua en los pulmones: Un 3x1 de novelas cortas

Agua en los pulmones
K. Robson | L. Taylor | R. Emrys (Trad. de Sofía Barker)
Pulpture Ediciones
Tapa blanda | 166 páginas | 12€



Escoger un buen título para un libro no es tarea fácil. A veces puede salir por inspiración divina. Otras veces, lo pide a gritos su historia. El caso es que, no sé de quién fue la brillante idea en esta ocasión, pero Agua en los pulmones es un título que llama la atención. Con la selección y excelente traducción de Sofía Barker, la editorial Pulpture ha publicado una interesante compilación de tres novelas cortas (muy cortas) de terror, publicadas originalmente en Tor.com, con el objetivo de visibilizar autoras. La misma traductora y seleccionadora lo comenta en su nota previa, y es que iniciativas como #LeoAutoras, La Nave Invisible o el grupo de Goodreads #LeoAutorasFantásticas han impulsado un movimiento real. Y en esta ocasión, lo hacen nada más y nada menos que con tres autoras que no habían visto sus letras publicadas nunca en castellano.

Que esto tampoco lleve a engaño al lector. Agua en los pulmones no es una antología deslavazada ni escogida al azar. En las tres historias un hilo conductor principal y varias ramificaciones que el lector puede detectar con su mera lectura. Las tres son historias de terror, aunque las tres se van por una rama diferente del mismo género. Terror gótico para la primera, terror postapocalíptico para la segunda, y terror cósmico para terminar y cerrar el volumen. Las tres tienen el agua como elemento común en sus historias, y es lo que sirve como inspiración del título para el acertado título. Y, por último, las tres están tanto protagonizadas como escritas por mujeres.

Una mancha humana (A human stain), de Kelly Robson
Con su nominación al Locus y el premio Nébula de 2018, la novela corta de Kelly Robson suponía el plato fuerte de la antología. En mi caso, no ha sido así. La historia nos sitúa en la época victoriana, en un castillo alemán aislado del resto del mundo. Helen, nuestra protagonista, viaja hasta el castillo para enseñar inglés a un niño huérfano y sobrino de un conocido suyo. Lo que iba a ser un verano diferente y para relajarse, se transforma en toda una pesadilla. La historia realiza un ejercicio atmosférico maravilloso. La opresión y la soledad de un castillo en medio de la nada con habitantes repletos de secretos no hace más que poner los pelos de punta. Bien escrita, la historia resulta floja cuando da un giro inesperado y extraño con el que no conseguí conectar. Si tenéis dudas después de leerlo u os habéis perdido algún detalle, esta entrevista de 10 preguntas sobre la novela corta ofrecida en el sitio web oficial de Richard Thomas conocido como What Does Not Kill Me, da algunas claves que enriquecen la historia.

Amados (Sweetlings), de Lucy Taylor
La historia de Lucy Taylor, nominada al premio Bram Stoker en 2017, supone el paso a una historia postapocalíptica. Tras la Gran Inundación, el Nuevo Mar ha terminado con las grandes ciudades. Los pocos supervivientes residen en colonias y pequeños asentamientos que se van yendo a pique poco a poco. En esta situación conocemos a Mir, una joven que vive cerca de la orilla con su padre, un obseso de la evolución. Este mientras se dedica a sus labores de investigación descubre que los trilobites y celacantos han empezado a cambiar y se están adaptando al nuevo medio para sobrevivir. Lucy Taylor propone una historia especulativa a través de un concepto como la evolución interrumpida, basada la teoría propuesta por Niles Eldredge y Stephen Jay Gould en 1972, donde se niega la uniformidad del ritmo adaptativo de las especies en el tiempo. Una historia muy entretenida, que comienza de forma expositiva, pero va in crescendo hasta un giro brusco final que no me termina de convencer del todo.

La Letanía de la Tierra (The Litany of Earth), de Ruthanna Emrys
La corriente lovecraftiana nunca se ha ido. No son pocos los autores y autoras que se sienten inspirados y atraídos por la mitología creada por el autor de Providence. Hace poco pudimos leer Agentes de Dreamland de Caitlin R. Kiernan o La balada de Tom el Negro de Víctor Lavalle, por poner dos ejemplos. La letanía de la Tierra nos transporta hasta San Francisco, donde Aphra Mars, originaria de Innsmouth, ha estado encerrada en un campo de concentración durante los últimos quince años. Aphra trata de recuperar su vida, trabajando en una librería, cuando un agente del FBI la incita para ayudarle a que no vuelva ocurrir lo mismo que años atrás con su familia. Emrys reimagina el día a día de una superviviente del relato original de Lovecraft (La sombra sobre Innsmouth) para regalarnos una historia legada de Innsmouth, pero contada desde un punto de vista diferente. El relato te guía por los ritos y costumbres primigenias con gusto y soltura. Su final es un poco débil, pero se entiende cuando sabes que es la precuela de Winter Tide, la primera novela de una serie llamada The Innsmouth Legacy que ya lleva dos publicaciones.

Agua en los pulmones es una antología de lo más curiosa. Reunir tres novelas cortas que no podrían llegar de otra forma a nuestro idioma es un esfuerzo de agradecer. Puede que las historias no me convencieran ni logrará conectar con ellas por igual, pero me parece una propuesta fabulosa para poder leer y descubrir nuevas voces del fantástico que están triunfando en el extranjero. Esperemos que Pulpture y Sofía se animen a traernos más historias y voces por estos lares. De momento, ya sabemos que tendremos más Lucy Taylor por aquí.

Otras reseñas de interés:

lunes, 25 de febrero de 2019

The ghost in the shell, de Masamune Shirow

The ghost in the shell
Masamune Shirow (Trad. de Jesús Espí)
Planeta Cómic
Tapa dura | 352 páginas | 17,95€




El final de los años 80 se puede tomar como fecha del desembarco ciberpunk nipón en tierras occidentales. Una de las primeras cintas en llegar fue Akira, el clásico de Katsuhiro Otomo, que no lo haría hasta 1992, pese al estreno cuatro años antes en su tierra natal. Pero si una película derribo los gruesos muros occidentales fue Ghost in the Shell, de Mamoru Oshii. Pese a su estreno japones en 1995, no llegaría a España hasta la friolera de 7 años después, en noviembre de 2002. Ubicada dentro de un futuro próximo, concretamente el año 2029, relata las aventuras de la Sección 9 en la búsqueda de un misterioso pirata informático conocido como el Titiritero. El film surgía como adaptación del manga con nombre homónimo, realizado por un joven Masamune Shirow desde 1989 hasta 1991 en las páginas de la editorial Kodansha y su revista Young Magazine.

En abril de 2017, con motivo de la reciente y denostada adaptación hollywoodiense encabezada por Scarlett Johansson, la editorial Planeta saco dentro de su lujosa colección Trazado un volumen integral con el manga original en tapa dura y sin sobrecubierta. Sin embargo, meterse en la lectura de The ghost in the shell, no es lo mismo que el film. Ni de lejos. Mientras la película de Mamoru Oshii versa sobre el espíritu y la consciencia del individuo en un ámbito mucho más filosófico, el manga de Shirow opta por una serie de casos policiales autoconclusivos donde seguimos las andanzas de la mayor Kusanagi y toda la Sección 9 a cargo del enigmático Daisuke Aramaki. Sin embargo, encontramos la inspiración del guion para la película, especialmente en los capítulos 09: "Bye bye Clay" y 11: "Ghost Coast".


El germen del thriller neo-futurista

Motoko Kusanagi, una cyborg medio humana y miembro de la sección 9 de la policía tecnológica, es la líder de un grupo de expertos policías que se encargan de misiones especiales. Los 12 capítulos de este tomo nos dan una imagen de la ciudad futurista de New Port City, ubicada en Japón. Cada caso sirve a Shirow tanto para exponer sus miles de ideas, como para hacer un critica social sobre las altas esferas de poder nacionales como internacionales. Aunque cada caso suele venir unido a un componente informático de fondo, siempre implica a un líder de estado, alto agente de la ley o cualquier gran cargo político de por medio.

Este futuro cercano y distópico que propone Shirow es un trabajo profundo y sólido a muchos niveles. La cosmovisión tecnificada que crea del mundo, sin aparentes fisuras y con bastante lógica integral, vertebra todo un universo que podría ser posible en el futuro más cercano. En algunos casos, sus predicciones ya casi se han cumplido. Bien es verdad, que películas como Matrix o Avatar han ayudado (y se han alimentado de forma reconocida) de esta visión, para que a la hora de leer actualmente el manga de The ghost in the shell, toda su densidad conceptual nos resulte mucho más fácil de comprender.


Donde falla Shirow es a la hora del guion y trama. Su carácter episódico no ayuda para nada, haciendo que algunas historias se abran y queden en el limbo. Tampoco a que sus personajes tengan un desarrollo sólido. Salvo la propia Kusanagi, el resto del equipo se sienten como meros acompañantes-objeto que aparecen y desaparecen. Pero la aventura y acción esta asegurada desde la primera página, así como algunos giros internos dignos de un buen thriller político. Aunque lo que sorprende, dentro de toda la densidad conceptual y seriedad que parece plantear Shirow, es su carácter cómico. Cada dos por tres tenemos un chascarrillo, una caricatura o una salida de tono que rompe el tono serio o adulto que podemos pensar que tiene el manga si solo hemos visto el film de Oshii.

La verborrea detallista de Shirow

Masamune Shirow es un obseso. Un obseso por explicar todo lo que rodea su obra y contar todo lo que se le ocurre. Hasta el mismo lo reconoce al principio del tomo. The Ghost in the Shell está plagado de numerosas y extensas anotaciones que sirven para entender el contexto de las viñetas. A veces son útiles, a veces son meras tonterías que se le pasan por la cabeza y otras, son unas idas de olla bastante grandes. Sin embargo, esta obsesión denota la cantidad de ideas alucinante que rodean la mente de Shirow. Es verdad que puede eclipsar la lectura a más de uno por toda su densidad conceptual y filosófica, pero nadie puede negar al mangaka su ingenio e imaginación.

Aparte de las mujeres hermosas, la maquinaria y su obsesión por la fusión entre genética y robótica, Shirow nunca renuncia a exponer una cara más profunda y filosófica sobre la individualidad de la conciencia. Más allá de las meras tramas de tinte político y policial, los últimos episodios del manga descubren que el autor perseguía un eje temático común. Una trama global que aborda temas espirituales y éticos sobre la unión entre maquinas y humanos. Este concepto de alma o ghost, seria el eje argumental que tomaría Mamoru Oshii para su adaptación en 1995, y que ha hecho reconocible a The ghost in the shell desde hace muchos años. Y es en esta verborrea de notas al pie, donde Shirow divaga y reflexiona más acerca de este concepto.


Este delirio de imaginación también lo marca el dibujo. Algunas viñetas recalcan una artesanía artística increíble. Algunas de las ideas tecnológicas que maneja Shirow han sido la inspiración para, me atrevería decir, el 90% del ciberpunk que conocemos hoy en día. Sus diseños son alucinantes, notándose que Shirow se documentó bastante sobre tecnología y armas. Pero también, como a veces sufre cierta dejadez. Algunas viñetas pierden la perspectiva, o simplemente los personajes no encajan. También es verdad, que el mismo lo reconoce en sus notas al pie. Tampoco ayuda el color. Las páginas a color son bastante horrendas, como si fueran manchurrones pintados con brocha gorda. 

No cabe ninguna duda de que The ghost in the shell marco un antes y un después en el mundo de la ciencia ficción, aunque más concretamente en la rama ciberpunk. No lo solo en cuanto a cómic, sino que su estética e ideas han sido extrapoladas a numerosos films como Matrix o Dark City, por citar algunas conocidas. La tentación por leer la segunda parte que también ha sacado en este formato Planeta, denominada Man-machine Interface y que vuelve 4 años y 5 meses tras los acontecimientos finales, es bastante grande si tan solo consigue conservar su gran imaginaria tecnológica.

miércoles, 13 de febrero de 2019

Pon ficción corta en tu pila #13

Bienvenidos de nuevo, una vez más, al recopilatorio de lecturas breves del blog. Como siempre en esta sección, trato de recuperar y recopilar para todos esas pequeñas lecturas que van cayendo de vez en cuando. Relatos, audiorelatos o revistas que me gustaría dar a conocer a todos vosotros. Let´s go!

Andros
Eleazar Herrera
Lektu
Digital | 21 páginas | Pago social
4,25 / 5



Hace un tiempo, pudimos conocer al intrépido y torpe periodista Wes Marino en la novelita corta Bajola piel de la ciudad. A la espera de nuevas entregas, Eleazar nos emplaza de nuevo en Arealevo para conocer un poco más a su personaje. Andros es un relato corto que nos emplaza en un recuerdo de la vida de Wes, que explora un poco más el Distrito Cromático y perfila un poco más las múltiples aristas de su mundo. Es el día de cumpleaños de Wes Marino y deciden darle una sorpresa: visitar la tienda más antigua del Distrito Cromático, en un lugar plagado de objetos extraños como a él le gusta. Una pequeña historia bella, redonda e íntima, que termina con un grado conmovedor y cierta sonrisilla en la cara. Una pequeña perla para este mundo del que espero saber mucho más en el futuro.

Fandom para robots
Vina Jie-Min Pasad (Trad. de Alexander Paéz)
Supersonic #12
Electrónico | 7 páginas | 2,99€
3,75 / 5



Computron es un robot inteligente construido en 1954 que reside en un museo. Cada semana, se involucra en un programa donde le realizan cuatro preguntas sencillas. En una de estas sesiones, una chica le insta a ver un anime sobre un humano y un robot que viajan por diferentes dimensiones. Computron se engancha a la serie, descubre el mundo del fandom, y escribe su primer fanfic. Nominada tanto al premio Nébula como Hugo, Vina escribe una historia con estructura peculiar (combina registros, búsquedas de internet, chats,…) bastante divertida y reflexiva. La autora consigue pintar todo un homenaje hacia el anime mecha, el mundo del fandom en general, y a las historias de ciencia ficción a mediados del siglo XX. Fandom para robots es un relato encantador, donde, aunque creo que falta potencia de resolución, su desarrollo sobre la interacción social y la inteligencia emocional de una IA es de lo más interesante.

¡Magia hasta en la sopa!
Eleazar Herrera
Lektu
Electrónico | 8 páginas | Pago social
3 / 5



Este relato, finalista del IX Certamen Jóvenes Talentos Booket Austral en 2009, nos cuenta la historia de Fiore, un chef que intenta ganar el concurso para ser el Primer Cocinero de palacio. Para ello, debe devolver las ganas de comer al joven y enfermo príncipe Aldith. Tras un par de intentos, ha decidido que la magia es la solución. ¡Magia hasta en la sopa! es un relato divertido, buenrollero y con cierto aire fabulesco nos traslada directos a castillos, príncipes enfermos, tabernas y cocineros en búsqueda de gloria. Una pizquita de halago ante el arte de la paciencia, otra a la inteligencia y una tercera, a la picaresca. Puede que resulte algo precipitado y en un par de momentos parece perder el hilo de la historia, pero no me puedo dejar de imaginar una versión completamente ilustrada del cuento.

Misterios rutinarios
Sergio S. Morán
Autoeditado
Grapa | 80 páginas | Online (la mayoría)
4 / 5



El primer recopilatorio de relatos cortos de Parabellum ofrecido como recompensa extra a los mecenas del exitoso Verkami de Los muertos no pagan IVA, es una excelente muestra de que nuestra querida Parabellum también funciona en pequeñas dosis. Siempre podemos seguirla en un pequeño caso donde una liche de Teruel intenta terminar con ella en Los muertos me quieren (muerta). Descubrir un poco del pasado y el terror irracional a un muñeco de nuestra querida detective en Miedo de juguete. ¿Qué es lo que hace un detective paranormal la mayor parte de su jornada laboral? Aburrirse a tiros es la respuesta. Los monstruos y criaturas también necesitan de espiras sentimentales, y en La chica a la que le gustaban los monstruos nos dará una lección de espionaje made in 007. Y para finalizar el recopilatorio, tenemos dos noches muy movidas en la vida de Parabellum. En ¿Dónde están las llaves? Tendremos una aventura con sirenas, ladrones telequinéticos y hasta una hechicera de hielo pescadora. En Deuda de danza, por primera vez desde le punto de vista de Arancha, conoceremos a un espíritu argentino deseoso de bailar.

Windumanoth #5
VV.AA
Autoeditada
Revista | 75 páginas | 7,95€
3,75 / 5



Quinto número ya de la revista Windumanoth, que ya se posiciona a un respetable buen nivel en todos sus números. Esta entrega viene cargada de cosas interesante, entre las que me gustaría destacar dos artículos: El mito artúrico a través del cine por Antonio Míguez y Los cómics de terror pre-code por Cristina Bracho. El primero, por indagar de forma amena en la figura del conocido mito. El segundo, por descubrirme una realidad comiquera, como es la del terror de los 50, que apenas conocía de oídas por cosas como Cuentos de la cripta. En cuanto a las entrevista, tanto Tad Williams como Kameron Hurley siempre son interesantes de leer, si bien es la segunda es la que me gana con su cercanía: “Los seres humanos somos básicamente bolsas de carne y secreciones rezumantes”. En cuanto a las ficciones, aunque ninguno de los tres relatos me ha llegado a fascinar, es de admirar el tempo y lenguaje que maneja Felix J. Palma en La nave de los albatros, la construcción de Obra maestra llevada a cabo por Ricardo Montesinos, y la crítica subyacente del breve Dueños de sí mismos, de Manuel Moledo.

La cuarta ley
Nieves Delgado
Historias para ser leídas
Audio | 20 minutos | Gratis
4,5 / 5

A través del juego al documento encontrado Nieves juega para contarnos la historia de como la humanidad yace casi extinta a merced de una serie de androides asesinos conocidos como Los sonrientes. Ya sabéis, uno de los miedos más extendidos y reales en cuanto a las IA en nuestro mundo. De forma imaginativa y sencilla, en La cuarta ley vamos desgranando como el avance de la tecnología androide y la consideración de una cuarta ley de la robótica que los ampare, cambian radicalmente el curso de los acontecimientos cuando una IA por motivos desconocidos decide exterminar a la humanidad. La voz narrativa y los efectos sonoros nos meten de lleno en este pequeño testimonio que deja la puerta abierta a nuevas entregas de esta historia ¿Cómo ha llegado a sobrevivir este escrito? ¿Quién es su autora? Preguntas que ojalá Nieves quiera responder alguna vez.

Y vosotros, ¿qué lecturas breves me recomendáis?

miércoles, 6 de febrero de 2019

Sistemas críticos, de Martha Wells

Sistemas críticos
Martha Wells (Trad. de Carla Estruch Bataller)
Alethé
Tapa dura | 150 páginas | 15,90€



Imaginad un futuro donde existieran proyectos de investigación científica en nuevos planetas. Imaginad, que las expediciones deben ser aseguradas por ciertas empresas que imponen sus condiciones. E imaginad, por último, que cada diez componentes deben tener una SegUnidad, un robot que proteja y vigile todo lo que hacéis. Este es el caso de Matabot. Aunque Matabot no es un robot de seguridad como todos. Bueno si, pero se ha hackeado para que el Sistema de Control no gobierne sus acciones. Matabot detesta la interacción social. Lo que le gusta es pasar horas con su telenovela favorita en soledad. Por eso, cuando los miembros de PreservaciónAux, el grupo de científicos que vigila se ve amenazado por algo extraño, debe hacer lo que más odia. Cuidar e interaccionar con sus humanos.

Ganadora de los premios Hugo, Nebula y Locus, Martha Wells escribe una novela corta de ciencia ficción con una estructura y trama de lo más básica, pero con un ritmo perfecto y un personaje que hipnotiza al lector. Es una novela divertida y entretenida, con una expedición espacial que recuerda a la ciencia ficción más clásica, pero que gana enteros por el punto de vista narrativo. Es verdad que el trasfondo y la ambientación de la novela no están muy trabajadas, pero tampoco creo que sea lo que busca ni lo que necesite. El misterio, que es la base que mueve toda la novela corta, es lo suficientemente interesante como para seguir leyendo sin parar. Pero, es la voz de Matabot y sus diatribas constantes con los humanos las que hacen de cada página una aventura algo diferente.


Wells ha creado un robot asesino reconvertido con una voz muy especial. Matabot, un híbrido formado con partes orgánicas y robóticas, es un personaje extraño con el que empatizas fácilmente. Su dialogo interno es simpático y las descripciones de las reacciones humanas son divertidas. Matabot se roba todo el protagonismo de la novela, y no es para menos. El resto del equipo de PreservaciónAux queda desdibujado y es absolutamente prescindible. Al estar contado todo desde el punto de vista del robot, las personalidades del equipo científico son apenas distinguibles, aunque creo que es algo deliberado: así podemos ver el poco apego hacia los humanos que siente Matabot. Y es que admitámoslo, ¿no se esta mejor metiéndose entre pecho y espalda un maratón de series que interaccionando con otros (pesados) humanos?

Sistemas críticos es una aventura espacial de ciencia ficción que se devora en un par de sentadas. Eso sí, puede que su nombre y portada lleve a engaños algunos lectores. Titulándose la serie Los diarios de Matabot uno puede esperar robots locos, acción y tiros por todas partes. Pero no. Martha Wells propone una pequeña reflexión sobre lo que supone el libre albedrío, así como exponer a través de un robot las dificultades de cualquier introvertido en su día a día. Esta primera entrega de la serie termina con una conclusión sólida que puede tomarse como algo totalmente independiente, pero que invita a coger la puerta que deja abierta para leer las futuras aventuras de Matabot. De hecho, estoy deseando que Alethé diga la fecha de publicación para Artificial condition.

Parece que la ola de ver las novelas cortas de Tor.com en castellano sigue viento en popa a toda la vela. Y la verdad, es una alegría. Sistemas críticos es un perfecto aperitivo de ciencia ficción para desconectar de otras lecturas. Tiene ritmo, es divertida, y posee una voz narrativa que conquista desde los primeros compases. Esperamos tener Matabot para rato, como atestiguan las cuatro publicaciones de la serie en su idioma original, donde podamos explorar un poco más la vida de este peculiar robot.

Otras reseñas de interés: