Canto yo y la montaña baila, de Irene Solà

Canto yo y la montaña baila
Canto yo y la montaña baila
Irene Solà (trad. de Concha Cardeñoso)
Anagrama
Rústica / digital | 200 páginas | 16,90€ / 9,49€
Cuatro estrellas



Me ha vuelto a pasar. Oh sí, me ha vuelto a pasar. Salgo de mi zona de confort y descubro joyas. Bueno, descubrir tampoco es la palabra en este caso. Más bien disfrutar, porque Canto yo y la montaña baila lleva ya pubicada un par de años. Es más, incluso en este mismo blog Carla (a.k.a. Café de Tinta) lo recomendó. Sin embargo, nada me había preparado para lo que iba a encontrar. Nadie que haya leído o entrado a leer la novela de Irene Solà puede saber lo que va a experimentar con exactitud. Si, por que Canto yo y la montaña baila, más que una historia, es una experiencia. Es una aventura envolvente repleta de sensaciones, mezcla de lirismo, costumbrismo y un leve realismo mágico que permean por la piel y te hacen sentir la pura montaña pirenaica. O la montaña, simplemente.

Probablemente, eso es solo quedarse en la superficie. Es muy difícil hablar de esta novela, de verdad. Más aún, tratar de decir de que va. En realidad, no es más que un despliegue de elementos que construyen un escenario rural y montañoso a través de una escritura tan poética como detallista. Sin embargo, es la originalidad de los dieciocho narradores, pasando desde un rayo hasta un corzo o un oso, donde aparece la magia y crea cierta fascinación (o rechazo) por la novela. Canto yo y la montaña baila se va deshojando como una flor en monólogos internos mientras parece no contar nada, pero a la vez cuenta muchas cosas. Historias pequeñas, anécdotas, sensaciones y momentos de los habitantes (humanos o no) de un pequeño pueblo de Los Pirineos.

Fragmento de portada

El verdadero protagonista, pese a la multitud de narradores, sigue siendo el paisaje. La montaña, con su fauna y su flora. La propia naturaleza. El resto, es un mero instrumento para Irene. Herramientas que sirven para reflejar la ruralidad de un pueblecito de montaña como Camprodon y evocar todas esas vidas que algunos no sentimos tan lejanas. Quizá no similares, porque están inspiradas y ancladas en la región Pirenaica, pero si cercanas en sentimiento. El escenario sobre el que contar leyendas y tradiciones, historias de espíritus y de brujas. Pero también de personas. De muertes trágicas y familias destrozadas. De amores y desamores. De triunfos y derrotas. De oportunidades y condenas. Un relato que refleja eso de que el tiempo pasa, pero a veces no olvida.

No nos engañemos. Pese a su buena fama y el Premi Llibres Anagrama 2019 o European Union Prize for Literature, Canto yo y la montaña baila no es un libro para todo el mundo. Requiere esfuerzo por parte del lector, gusto por la prosa lírica y conectar al completo con la novela. Quizá, sea un caso algo similar a la siempre recomendable Me trago el igualma. Las voces narradoras trascienden la página, una y otra vez, pese a no siempre llegan a conquistar del todo al lector. Sin embargo, algunos episodios fascinan por completo (acordaros cuando leáis el del corzo o el oso). Algunos, piden leer y releerse por el mimo y cuidado con que están construidos y redactados. Donde nada falla, todo encaja y nada resulta excesivo. Otros, quizá dejan frio al lector y no terminen de tener un remate potente. Sin embargo, y de eso estoy seguro, todos te llevan a sentir, vivir y respirar la montaña.

Otros enlaces de interés:

Comentarios

  1. Me da perezón, aunque es verdad que lo ponen muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Holaaaa!

    Ay tengo muchísima curiosidad por esta novela, que ya la he visto recomendado un par de veces y creo que me puede enamorar. Sin duda es diferente de todo lo que he leído hasta ahora y me da un poco de miedito no conectar, pero por otro lado me encanta la idea: la diversidad de narradores y que al final el gran protagonista sea el paisaje. En fin, sin duda le daré una oportunidad y a ver si me encanta tanto como a ti ^^

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!

    Pues no lo conocía, pero creo que de momento lo dejaré pasar, porque me apetecen lecturas muy diferentes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo primero de todo, GRACIAS por comentarme, asi me haces un poco más feliz. Lo segundo, si vas a comentar espero que sea desde el respeto a los demás y con este blog.
Gracias por tu comentario y visitarme :)