Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson

Siempre hemos vivido en el castillo
Shirley Jackson (Trad. de Paula Kuffer)
Editorial Minúscula
Rústica | 224 páginas | 18,50€




Acudir a un aclamado clásico de tu pila de lectura siempre es un arma de doble filo. Las expectativas son peligrosas si uno no sabe manejarlas a conveniencia. A veces, cumplen o incluso te sorprenden. Otras, se derrumban catastróficamente. Con Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson, me inclino más por el primer grupo. Considerada una novela imprescindible del terror contemporáneo y el gótico moderno, la escritora estadounidense construye un complejo relato de terror psicológico y suspense. Siempre hemos vivido en el castillo lleva su máxima de la cotidianidad para perturbar al lector. De sus palabras subyace un miedo sutil e invisible, del que se mete en nuestras carnes. No hay masacres ni torturas, no hay sangre ni desmembramientos. Es el terror psicológico en su máximo y enloquecedor esplendor.

La novela gira en torno a los tres residentes de la mansión familiar Blackwood. Mary Katherine, Constance y su tío Julian viven su paradisiaca soledad tras haber muerto el resto de la familia seis años atrás. Los días transcurren con una placidez bucólica en su espacio de confort. Fuera, el pueblo las odia y les tiene miedo a partes iguales. La vida esta llena de rutinas y quehaceres diarios que ocupan todas sus horas. Hay paz y armonía en el hogar. El equilibrio se rompe cuando el primo Charles Blackwood llega para hacer una visita. Los demonios del pasado salen a la luz y su espacio de seguridad comienza a verse alterado.


Cualquier incauto podría dejarse engañar por la simplicidad de su argumento, e incluso, de su trama. Shirley Jackson coge a Merricat como narradora, y no es casualidad. Desde el desapego y soltura de quien escribe en un diario, Mary Katherine narra su día a día con una inocencia que da miedo cuando descubrimos la verdad. Los primeros capítulos del libro funcionan como un expositor de la vida que lleva actualmente la familia Blackwood. Según se suceden las páginas, la brechas comienzan aparecer y empezamos a vislumbrar que algo perverso se esconde tras el relato. Cuando comprendemos porque estamos ante un castillo que defender a capa y espada, Merricat ya nos ha agujereado el corazón.

De forma sutil, Jackson deja miguitas durante el camino. Desde el primer párrafo, que podríamos tomar como un microrrelato en sí mismo, tenemos toda la información. Pero la autora ejecuta su hechizo, y no es hasta el final del libro cuando la maraña cotidiana descrita por la Merricat cobra sentido. Cuando la inocencia se torna en perturbación. La magia de Siempre hemos vivido en el castillo ratifica en la dosificación de la información y en como la autora ha jugado con el lector, tanto como la fascinante Merricat ha querido. Perversidad revestida de terror que juega con las sensaciones del lector.

Me llamo Mary Katherine Blackwood. Tengo dieciocho años y vivo con mi hermana Constance. A menudo pienso que con un poco de suerte podría haber sido una mujer lobo, porque mis dedos medio y anular son igual de largos, pero he tenido que contentarme con lo que soy. No me gusta lavarme, ni los perros, ni el ruido. Me gusta mi hermana Constance, y Ricardo Plantagenet, y la Amanita phalloides, la oronja mortal. El resto de mi familia ha muerto.

Ilustración de Kurt Huggins y Zelda Devon

Siempre hemos vivido en el castillo no es una novela de género convencional. No llegaría ni a ser terror del que entendemos hoy en día. Es un texto bastante realista y psicológico. No tenemos buenos ni malos. No hay monstruos al uso, aunque unos cuantos pululan por la novela. Hay odio, hay rechazo, superstición, magia, e incluso brujería. Jackson construye un juego sádico que leemos desde la persuasiva subjetividad de Merricat. Una narración hipnótica, que te invita a entrar al relato una y otra vez. Una voz perturbadora, hipnótica e inocente, a la que nadie puede resistirse.

Shirley Jackson construye una novela de atmósfera embriagadora. La nostálgica voz infantil de Merricat guía un relato sugerente, perturbador y desasosegante que pone su punto y final a gusto del lector. Shirley sugiere, provoca e inquieta, pero no cierra su historia. Un cruel cuento gótico que termina como toda una leyenda urbana. Una lectura imprescindible y un narrador inolvidable.

Otras reseñas de interés:

Comentarios

  1. ¡Madre mía, qué ganas le tengo! A ver si me hago pronto con él ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno de esos clásicos que, cuando te dicen que tienes que leer si o si, debes hacerlo :)

      Eliminar
  2. ¡Huooola!

    Ay, te ha quedado genial la reseña, creo que has descrito genial todo lo que es este libro y lo que transmite ^^
    Fíjate que a mi no me gustó demasiado, no se si porque esperaba otra cosa o porque simplemente no logré conectar, pero es cierto que tiene como una atmósfera de tensión única, y que la autora utilizando simplemente momentos cotidianos consigue ponerte como incómodo jajaja

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :) Es una fantasía ver como Merricat no esta contando nada del otro mundo y a la vez te esta dando tan mala espina.

      Eliminar

Publicar un comentario

Lo primero de todo, GRACIAS por comentarme, asi me haces un poco más feliz. Lo segundo, si vas a comentar espero que sea desde el respeto a los demás y con este blog.
Gracias por tu comentario y visitarme :)