lunes, 1 de octubre de 2018

Graphics #26

Septiembre es el mes de la vuelta a la rutina. Una vez más vamos con el repaso al contenido gráfico que he ido devorando durante este mes y parte de agosto. Sorprendido me hallo al ver todo lo que finalmente he conseguido juntar este mes. Nada más y nada menos que 5 tomos de manga (aunque el pasado sábado pasado hice un mini maratón lector de varios tomos), un par de tpb americanos y remato con una obra de carácter nacional. Vamos a ello.

To your eternity #6
Yoshitoki Oima (Trad. de Jesús Espí)
Milky Way Ediciones
Tankōbon | 192 páginas | 8€
4 / 5



La sexta entrega de To your eternity supone el cierre de otra etapa en la vida de Inmo. Volvemos a la isla prisión de Jananda, donde Tonari y sus amigos se disponen a abandonar la isla. Inmo se queda encerrado por Hayase, pero Tonari decide volver a rescatarle. Al reencuentro de ambos, aparecen los Golpeadores. Inmo no quiere que haya más muertes, por que lo que se dispone a intentar salvar Jananda. Ponemos fin al arco de Jananda de una vez por todas, que, si bien no resulta tan crucial como el de March o el de Gugu, tiene una huella más profunda en Inmo de lo que pueda parecer.


El volumen 6 de To your eternity es el paso definitivo de Inmo para convertirse en un ser humano autoconsciente. Remata el arco con un cierre sentimental, uniendo tramas, hilos y personajes de todas las pequeñas historias narradas hasta ahora. Un cierre repleto de significado y pura filosofía de vida. Una entrega que apuesta por realzar la colectividad y asumir la muerte de tus seres cercanos como algo natural. Ahora Yoshitoki Oima tiene la oportunidad de volver a sorprendernos con nuevos y particulares personajes. Tengo ganas de ver a donde le llevan los senderos de la vida a nuestro querido Inmo.

Cazafantasmas #2: El lugar más mágico de la tierra
Burnham | Schoening | Delgado (Trad. de Cristian Timoneda)
Fandogamia Editorial
Tpb | 128 páginas | 12€
4,25 / 5



Cojamos nuestras pistolas de protones, que los Cazafantasmas han vuelto. En esta segunda entrega de la serie regular recopila un nuevo arco argumental que he disfrutado mucho más que el primero. Quizás porque la historia ya no se apega tanto a la línea fílmica, sin ser tanto una repetición y tirar más por una nueva historia. Por culpa del contrato firmado por el gobernante Walter Peck, los Cazafantasmas se encuentran apartados de cualquier acción sin su permiso. Además, deben ponerse en forma. Todo cambia cuando un simple parque de atracciones encantado provoca una situación de puro caos en Schenectady. Peter, Egon, Ray y Winston cogerán de nuevo sus mochilas de protones para salvar al mundo.


Titulado El lugar más mágico de la tierra, se trata de un arco muy divertido que reúne la esencia de humor y terror típica de los Cazafantasmas. Los personajes tienen una mirada más profunda a su pura naturaleza y unas escenas de posesión maravillosas. Acompaña El hombre que buscaba la muerte, una historia corta centra en Egon y un evento del pasado que termina en un agradable cliffhanger y las ganas de tener el tercer volumen. Se vincula además a otra historia, una de puro miedo, que combina un tipo distinto de arte y donde los Cazafantasmas ni siquiera aparecen. Ambas cierran el tomo como un preludio repleto de expectación por lo que está por venir.


Y si, el arte de Schoening vuelve a brillar. Ese estilo cartoon le viene ni que pintado a nuestros intrépidos cazafantasmas. Los diseños de las criaturas son espectralmente bonitos, los colores brillan a toda potencia, y los rayos de protones se sienten más reales que nunca. Hay colores intensos y escenas de acción muy bien estructuradas, completando la buena experiencia del guion de Burnham. Este segundo volumen marca la ruptura con todo lo establecido de la franquicia para adentrarse de forma solida en un nuevo e interesante terreno, para cualquier fan de los Cazafantasmas. A ver que me depara América Encantada, el tercer arco.

Beastars #2
Paru Itagaki (Trad. de Marc Bernabé)
Milky Way Ediciones
Tankōbon | 192 páginas | 8€
4,25 / 5



En la última entrada comiquera ya os hablaba como el primer volumen de Beastars se había convertido en una de mis publicaciones imprescindibles. En este último #mangademedianoche la editorial asturiana Milky Way Ediciones puso a la venta el segundo tomo, y en cuanto llego a casa, tuve que tirarme a su lectura. Nos situamos a pocos días de la representación de bienvenida, donde el ciervo Rouis, el líder del club de teatro, tiene la ardiente ambición de convertirse en el Beastar. Es decir, de encaramarse en la cima con todo el poder posible en la escuela Cherry Town. Por su parte, Legoshi sigue siendo un mar de dudas tras haberse dejado llevar por sus instintos la noche anterior.


Nos encontramos con otro fabuloso volumen, aunque no tan fascinante como el anterior. Itagaki dedica sus páginas a indagar y construir a sus personajes principales. Se centra principalmente en Legoshi y Rouis, aunque también vemos destellos de Bill y la conejita Hal. Eso sí, la muerte de la alpaca Tem se sigue manteniendo en segundo plano, aunque influye en numerosos eventos de la historia. Vemos que el mundo de Beastars está totalmente dividido y como afecta a cada uno de los personajes. Por el camino, Itagaki sigue enfrentando la búsqueda de identidad, abordando el tema de prejuzgar, y da una arrolladora muestra de lo que supone la verdadera ambición personal.


Donde creo que la autora mejora es en el dibujo. El segundo tomo sigue teniendo alguna composición de página peculiar, pero los detalles están mucho más definidos. Los rostros de Rouis o Legoshi son muy expresivos, al igual que el juego que dan sus composiciones corporales. Itagaki es capaz de hacer que un lobo de casi dos metros parezca un ser de lo más inocente y que un celestial ciervo sea de lo más perturbador. También nos da viñetas más espectaculares, como algunas de la representación teatral. Un segundo volumen que me sigue indicando que Beastars se puede llegar a convertir en una de mis series favoritas e imprescindibles.

Sandman #4: Estación de nieblas
Gaiman | Jones | Dringenberg (Trad. de Diego de los Santos)
Ecc Ediciones
Tapa dura | 224 páginas | 17,95€
5 / 5



Este cuarto tomo de Sandman demuestra que Neil Gaiman tenía su obra planeada en líneas generales desde el inicio. Las 224 páginas que componen este arco argumental desarrollan las líneas de una historia planificada desde los primeros números de la serie. Detalles o referencias que pasaban sin importancia en números anteriores cogen relevancia, se enlazan y son capaces de cerrarse para abrir nuevos caminos. Neil Gaiman engrandece con Estación de nieblas todo su universo, establece una mitología y genera todo un panteón de dioses y criaturas. Un arco que bebe de la tradición popular de las historias, con un halo divino que atrapa desde el prólogo.


Estación de nieblas nos cuenta el momento en que Morfeo decide viajar al Infierno de Lucifer para buscar a una antigua amante. Cuando llega, descubrirá un importante cambio en el gobierno, lo que le obliga a tomar posesión de las llaves del Infierno. Morfeo no desea para nada poseer ese reino y decide recibir a los solicitantes que lo anhelan en su propio mundo. Durante el arco los candidatos presentan sus candidaturas mientras todos los condenados del Infierno vuelven al mundo terrenal para regalar el magnífico cuarto capítulo del tomo. Diversas mitologías (asgardiana, egipcia, japonesa, feérica, infernal, celestial) se dan cita en el palacio del sueño para crear uno de mis arcos favoritos en la historia de Sandman.


En cuanto al dibujo, seria Kelley Jones la encargada de narrar todo el arco excepto el capítulo 4. Jones apuesto por ser más detallista en cada personaje, plasmando vestiduras de forma alucinante y dando momentos de divinidad. Parco en acción, Jones se recrea en los rostros de Sueño en los muchos primeros planos que tiene para lucirse. Destacar también el dibujo de Wagner en ese maravilloso cuarto capítulo que nos pone la piel de gallina con una historia que estoy seguro no quedará en el aire. Y por supuesto, las portadas de Dave McKean siguen siendo inquietantes. Hay que añadir que la edición de ECC se complementa con un extraño y fabuloso texto de Harlan Ellison, la despedida del propio Gaiman y una interesante galería de ilustraciones. Un tomo perfecto.

Radiant #2
Tony Valente (Trad. de Fidel de Tovar)
LetraBlanka
Tankōbon | 178 páginas | 7,95€
3,75 / 5



Con bastante buen paso y desarrollo de serie shônen llegamos a este segundo tomo de Radiant, la serie de Tony Valente que recibirá adaptación al anime por el estudio Lerche dentro de muy poco. En esta entrega Seth esta empezando a dominar sus poderes gracias a los entrenamientos del maestro Yaga. Así conocemos un poco más a fondo el sistema de magia llamado Fantasía. Tenemos la típica formación simpática de equipo y como no, su primera misión juntos. Seth, Doc y Melie irán a Rumble Town, uno de los últimos reductos de la era industrial con la misión de capturar a un némesis vivo. Este segundo arco presenta para el lector nuevos personajes (tanto enemigos como aliados) repletos de carisma, y un punto tanto de critica social y racial inesperada.


De nuevo conquista con su humor, la aventura de ritmo vertiginoso y un dibujo detallado al extremo (se nota que no es un manga de publicación mensual). Pese a ello, tiene para mi una pequeña pega: haya paginas con demasiado texto que a veces ensucian tanto el ritmo narrativo como la lectura. No es algo acusado, pero significativo. El resto del tomo respeta cada uno de los ingredientes de un buen shônen, manteniendo el interés constante. Seth es una especie de Luffy y Naruto entremezclados con acierto. Conserva el humor del primero y las habilidades en potencia del segundo. Su camino es como el del primero (en busca de algo grandioso, el Radiant) pero se asemeja mucho al del segundo (misiones, crecimiento de poderes… etc). Y como en ambos, tiene unos diseños de lo más trabajados y estéticamente atractivos. A ver donde me lleva esta historia.

El ministerio del tiempo: Mi tiempo se agota
J. Olivares | P. Lara | J. Martínez | S. Ramos
Aleta Ediciones
Tapa dura | 128 páginas | 19,95
3 / 5



El Ministerio del tiempo ha sido uno de los hitos de la televisión española. Nunca una serie de ficción creada en España había formado un fandom tan firme como fiel. Somos muchos los seguidores de las aventuras semanales de Amelia, Julián y Alonso por los designios del tiempo. Pero ya sabemos todos, que lo bueno a veces se acaba. A falta de una renovación, El ministerio del tiempo ha sabido refugiarse en otra serie de productos transmedia, que, si bien no son lo mismo, siguen alimentando el fandom un poco más. Este segundo cómic de El ministerio del tiempo viene firmado bajo el brazo de sus creadores originales, y como tal, se siente más cercano a un capítulo cerrado de la serie que otra cosa.


Ambientado en los primeros momentos de la tercera temporada, Mi tiempo se agota nos cuenta el momento en que Lola Mendieta esta postrada en cama por el cáncer que le provoco el vórtice de Darrow. De este modo Lola recordará, junto a su hija, dos de las misiones en las que se vio involucrada en el pasado. Una junto al honorable Blas de Lezo, otra junto al científico Emilio Herrera. Recuerdos unidos en su mente que tiene más puntos de fusión de lo que parece. Un cómic escrito para lectores seguidores de la serie que funciona bastante bien, aunque falla un poco en el ritmo de la historia.


Olivares y Lara construyen dos historias interesantes, que juegan con los saltos temporales y la aventura habitual de El ministerio del tiempo. Una segunda entrega que se siente fiel a la esencia de la serie, más canónica tanto en tono como personajes. Dos historias que, como muchos capítulos de la serie, regalan al lector información divulgativa para profanos de la ciencia o de la vertiente histórica. Vuelve a los lápices Martínez, con un ligero cambio. Aunque los rostros siguen buscan el parecido a los actores de la serie, el resultado es más notable y dinámico, con menos escenas de puro estatismo y detalle. Ayuda la paleta de colores de Santiago Ramos, más oscura y serie, con algún fondo excepcional. No sé si habrá un tercer volumen, pero al menos, el espíritu de El ministerio del tiempo sigue vivo.

Platinum End #5
Tsugumi Ohba | Takeshi Obata (Trad. de Marc Bernabé)
Norma Editorial
Tankōbon | 192 páginas | 8€
3,5 / 5



La quinta entrega de Platinum End supone el prolegómeno de una gran batalla. Mientras la enfermedad va haciendo mella en el cuerpo de Mukaidô y la lucha junto a Saki y Mirai por el bien de su familia, alguien rapta a su mujer e hija. El tomo presenta la historia de origen de un nuevo (y repugnante) candidato a dios, explora un poco a Saki tras las revelaciones del tomo anterior, y nos deja con la miel en los labios de un callejón sin aparente salida. Una entrega más que sigue jugando a las estrategias (aunque esta vez, menos rebuscadas e inteligentes) y que da la impresión de que no esta sucediendo nada pese a todas las acciones que suceden constantemente.


Es algo extraño lo que me sucede con Platinum End, pero es como que siempre me parece que va a medio gas. Esta bien, pero no termina de ser tan redondo como Death Note. Las comparaciones son odiosas, es verdad, pero tras leer la otra obra del gran tándem Obha y Obata la serie se siente como que falta algo. Eso no quita que el argumento es interesante y repleto de posibilidades, con todas esas reglas y personajes con las que juegan constantemente. El arte de Takeshi Obata es simplemente increíble. Páginas completas llenas de detalles, fondos trabajados hasta el extremo o efectos, como el de los ángeles, que no me dejan de sorprender visualmente. Veremos que tal el sexto tomo y si logro enamorarme de la serie.

La pequeña forastera #4
Nagabe (Trad. de Yasuka Tojo)
ECC Ediciones
Tankōbon | 184 páginas | 8,95€
3,5 / 5



Ahora que sabemos que La pequeña forastera pasa a ser una serie abierta y no solo de cuatro tomos, encaro su lectura de otra forma. Esta claro que Nagabe se mueve en su propio tempo y no tiene prisa por revelar nada. El slice of life con tintes tétricos de Nagabe presenta una vez más, más preguntas que respuestas. En este cuarto tomo veremos como la tía de Shiva viene a vivir a casa del Doctor tras ser transformada en un monstruo del exterior por la maldición. Esta llegada traerá consecuentes revelaciones sobre el origen de Shiva para los lectores. Mientras tanto veremos como la tía de Shiva sufre un cambio y el Doctor sufre dolencias inexplicables para nosotros.


Unas cuantas escenas tranquilas por aquí (paseos por el bosque, cocinando tartas…), unos cuantos misterios oscuros por allá (dolores fortuitos, seres misteriosos…), alguna pequeña respuesta que desata más preguntas (¿Quién es Shiva realmente?) y un pedazo cliffhanger final. ¿Qué más podemos pedir? Ah sí, el delicioso arte de Nagabe. Simple, único y detallado, creativo y narrativamente diferente a lo que solemos ver en el mundo del manga. Navegando entre el encanto y la violencia susurrada, la historia y el arte nos hace permanecer en un estado de enigma perpetuo, más por lo que quiere sugerir que por lo que ocurre realmente. Un hechizo que sigue durando cuatro números después, pero que puede llegar a desgastar al lector.

Y vosotros, ¿que cómics o mangas habeís devorado últimamente?

6 comentarios:

  1. Ay, qué bueno Sandman, tengo que volver a leerlo :-)
    La pequeña forastera y Cazafantamas me llaman. Me gustaba El ministerio del tiempo pero creo que con estos libros no me voy a animar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cómics del Ministerios son un buen complemento, pero nada imprescindible. Sandman, no falla nunca. La pequeña forastera esta chachi :)

      Eliminar
  2. De Sandman siempre he oído maravillas, aunque no lo he leído. No conocía ninguno más de los que muestras, aunque "La pequeña forastera" tiene una pinta interesante.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un lujo. Cada arco es una maravilla <3

      Eliminar
  3. Me llama mucho 'Platinum End' pero la pereza de subirme a algo que sale a cuentagotas, con 'Paper Girls' y 'Masacre' tengo suficiente de momento. A mí los mangas me molan en plan tocho y le rezo a los dioses por una versión así con 'Detective Conan'. En plan kilo y medio recopilatorio en tomos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, además ya esta cogiendo el ritmo japones y dentro de poco no lo tendremos ni bimensual. Si no has leído Death Note (es de los mismos), te lo recomiendo (aunque hayas visto el anime).

      Eliminar

Lo primero de todo, GRACIAS por comentarme, asi me haces un poco más feliz. Lo segundo, si vas a comentar espero que sea desde el respeto a los demás y con este blog; aclaro que el Spam esta permitido, siempre que no sea exclusivo, es decir, que sea un comentario + Spam.
Gracias por tu comentario :)