martes, 21 de noviembre de 2017

Dark Fantasies, una antología muy completa

Dark Fantasies
VV.AA
Sportula
Rústica | 317 páginas | 17,95€



El 21 de enero de este 2017 finalizaba la campaña de micromecenazgo para la nueva antología editada y seleccionada por Mariano Villareal (A la deriva en el Mar de las Lluvias). Como en anteriores ocasiones, prometía una selección con algunos autores multipremiados (Nébula, Locus, World Fantasy, Bram Stoker) y de absoluta actualidad, tanto figuras emergentes en el sector literario como autores consagrados. El volumen se antojó aún más especial al aunar tanto relatos de autores extranjeros como nacionales ¿Ha cumplido las expectativas? Por supuesto que sí.

En Dark Fantasies el lector se sumerge en 16 relatos y una novela corta que buscan ofrecer diferentes visiones de ficción especulativa oscura. Atmósferas inquietantes, fantasmas, criaturas malignas, mundos decadentes y espíritus tenebrosos pueblan sus páginas. Pero hay más, mucho más. La selección abre un amplio abanico de temáticas e interpretaciones de la etiqueta, con una gran calidad y paridad de sexos de la que cualquier antología sentiría envidia. Engalana el volumen la portada del brasileño Tullius Heuer, que recoge a la perfección la senda inquietante que nos marca la selección y orden establecida por Mariano.

Abre el volumen, inmediatamente tras la presentación de Mariano Villareal, el relato Hijas hambrientas de madres famélicas de Alyssa Wong. Nominado al premio Bram Stoker y Nébula en 2015 con traducción de Arrate Hidalgo, nos presenta una historia que habla sobre las relaciones familiares mientras explora un interesante giro de tuerca al mito del vampiro. Al potente inicio le sigue con La hija del fabricante de ataúdes, de Angela Slatter. Ganadora del premio British Fantasy en 2012 y con traducción de Alexander Paéz, presenta una historia de ambientación gótica que atrapa desde el comienzo, mientras escribe sobre las costumbres funerarias más antiguas. Una historia construida con mucho acierto, llevando al lector sobre pistas hasta la inesperada conclusión.

Ilustración de Plunderpuss para el cuento de Alyssa Wong

Cuando termina, él la coge de Eugie Foster es uno de los relatos que más me ha sorprendido. Nominado al premio Nébula en 2015 y con traducción de Pilar Ramírez Tello, la historia realiza una combinación de lo más peculiar: ballet y zombis. Un relato profundamente psicológico sobre la pasión, sus fuentes y sacrificios. Le sigue mi top 2 en la lista de favoritos. Se trata de Cántame tus cicatrices de Damien Angelica Walters. Finalista en los premios Bram Stoker y traducida por David Tejera, es un cuento inspirado puramente en Frankenstein, pero desde un punto de vista inesperado. Son las partes que zurcen a la criatura las que nos cuentan la historia del doctor. El final de la historia es realmente aterrador y espeluznante.

Le sigue mi relato favorito de la antología, que auna dos elementos como espíritus y Japón. El mar de árboles de Rachel Swirsky, con traducción de Pilar San Román, nos sumerge en el espectral bosque de los suicidas de Aokigahara. Una historia de redención, sobre la necesidad de afrontar el pasado y perdonarse a uno mismo. Envuelve al cuento una atmósfera opresiva, con los clásicos elementos de horror japonés. El siguiente relato es La novia de Frankenstein de Mike Resnick, que traduce Ramón Peña. Un retelling de la historia clásica vista en forma de diario, en este caso, a través los escritos de la mujer del doctor Víctor Frankenstein. Simpático, con ciertos toques de ironía social y humor, nos habla del amor no correspondido.

Con Magdala Amygdala de Lucy A. Snyder nos introducimos la típica historia de infectados, pero desde el punto de vista de quién la padece. La magnifica traducción de Manuel de los Reyes de este premio Bram Stoker en 2012 permite explorar cada detalle y entender aún más la crítica al sistema sanitario estadounidense que realiza. No todo puede ser flores, Dale miel cuando la oigas gritar de Maria Dahvana Headley es uno de los relatos que menos he disfrutado. Finalista de los Nébula en 2013 y con traducción de Manu Viciano, narra una especie de embrollo romántico y vengativo con el que no conseguí conectar en ningún momento.

Bosque de los suicidios de Aokigahara, Japón

Tan solo la premisa de Tu suffering nos protegerá de Mercurio D. Rivera es suficiente razón para querer leerlo. Finalista del premio World Fantasy en 2011 con excelente y complicada traducción que combina términos hispanos con americanos de Arrate Hidalgo junto Maielis González, el relato nos hará preguntarnos hasta donde estamos dispuestos a llegar para mantener a salvo a los demás, y si dicho sacrificio merece la pena. Cierra la parte de autores extranjeros Corriente y remanso de Caroline M. Yoachim. Con traducción de Mariano Villareal y María Pilar San Román, se trata de un breve relato bastante imaginativo, pero con una ingente cantidad de metáforas por frase que no soy capaz de disfrutar al completo, pesé a darle varias lecturas por su breve extensión.

Se abre la parte hispana de Dark Fantasies con Antemusa bar & club, de Víctor Selles. Una interesante crítica hacia el mundo de la esclavización humana y la venta sexual a través de una historia de sirenas. Tan perturbador como duro, pone los pelos de punta del lector en algunas escenas de lo más crudas. Le sigue uno que por sus elementos podría haber sido de mis favoritos, pero no lo ha conseguido. Se trata de Profundo, profundo en la roca de Ferran Varela, una historia de fantasía épica que habla sobre el sacrificio personal en una historia que parece un vistazo a una novela aún mayor. O al menos, pie tiene para ello.

"Ash I wish..." de Tullius Heuer

Cuchara de plata de Alfredo Álamo es directamente mi relato favorito de esta segunda parte de la antología. Una historia de corte onírico que me recuerda al Neverwhere de Neil Gaiman, explorando un mundo con ciudades secretas bajo nuestras calles. Pese a que se mueve más hacia la fantasía urbana, también aúna momentos más oscuros y macabros, además de un magnífico final. Con Humo y espejos de Elia Barceló asistimos a una sencilla y enigmática historia, que tira más hacia el misterio engalanado con toques de fantasía. Elía escribe con mucha calidad y oficio, de forma inquietante, explorando un final bastante interesante.

No he conseguido disfrutar de Los reyes muertos de Teresa P. Mira de Echevarría. La autora carga de simbolismo un relato que nos transporta a la dictadura sufrida en Argentina entre los años 1976 y 1983. Teresa convierte la realidad en dolorosa fantasía para poner en relieve por lo que ha pasado en su infancia. Y cerramos Dark Fantasies con una buena novela corta. En Habba Habé de Ludo Bermejo visitamos Casa Paredes, una plantación de cacao situada en la antigua colonia de Fernando Poo. La historia te va atrapando poco a poco, te subyuga a sus frases para sorprenderte a cada vuelta de página. Sin duda, un gran cierre.

Mariano Villareal lo ha vuelto hacer. Ha culminado de nuevo un proyecto con una gran calidad y que espero este nominado en los Ignotus del año que viene. Leer Dark fantasies supone descubrir un buen puñado de autores y autoras que nunca habíamos podido leer en castellano, al igual que descubrir por primera vez algunos talentos del territorio nacional. Lo mejor de todo esto, es que Mariano ha anunciado hace poco que ya tiene planificadas y casi cerradas sus dos siguientes antologías. Desde aquí solo le puedo decir, cuenta con mi granito de arena.

Otras reseñas de interés

12 comentarios:

  1. Lo tenía apuntado, y ahora está requeteapuntado :-)

    ResponderEliminar
  2. Lo tengo y he disfrurado muchisimo los relatos (lo mío es el terror asi que acerté en el crowfunding), es mi primera antología de Mariano Villareal y ahora no me queda más que repetir con las futuras publicaciones :o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, se preparan dos selecciones para finales de año, pero mientras puedes valorar las anteriores: los 3 volúmenes de Terra Nova, A la deriva en el mar de las Lluvias, Castillos en el Aire, Mariposas del Oeste... las mismas coordenadas, mezclar narrativa breve internacional y autóctona, pero en temática de ciencia ficción y algo de fantasía

      Eliminar
    2. Ya ves que Mariano tiene la maquina a toda potencia :)

      Eliminar
  3. ¡Holaaa! ^-^

    Uau pues tiene pintaza y a parte con tantas nominaciones a premios y demás... por algo será digo yo. Lo de que sea una antología también suma mucho y aunque el terror terror no era lo mío... cada vez me gusta más (aunque luego a la hora de irme a dormir sufro con mi odiosa imaginación). Apuntado queda, gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tienes muchos tipos de terror, fijo que encuentras uno que te gusta y disfrutas más :)

      Eliminar
  4. Es uno de los libros que tenía apuntados. A ver si llega la ocasión de leerlo, más aún después de tu reseña.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Si os interesa el libro aprovechad la oferta del bundle: 5 libros por 10 euros, que incluye Dark Fantasies. Solo hasta el 24 de noviembre en Lektu https://lektu.com/l/sportula/nova-fantastica/7941

    ResponderEliminar
  6. Hablando de antologías, no la he podido ni empezar, soy un desastre T.T Eso sí, ya parecía tan maravillosa como cuentas :D Un abrazo. ¡Y felices fiestas!

    ResponderEliminar

Lo primero de todo, GRACIAS por comentarme, asi me haces un poco más feliz. Lo segundo, si vas a comentar espero que sea desde el respeto a los demás y con este blog; aclaro que el Spam esta permitido, siempre que no sea exclusivo, es decir, que sea un comentario + Spam.
Gracias por tu comentario :)