Carcoma, de Layla Martínez

Carcoma
Layla Martínez
Amor de Madre
Rústica | 144 páginas | 18€



En noviembre del año pasado Layla Martínez golpeaba fuerte, agotando una edición tras otra, con un libro llamado Carcoma. No es cuestión baladí, pero esta consecución de agotar ediciones lleva repitiéndose con el tiempo, aún hoy en día. No por nada, alguien como Belén Gopegui dijo que era un “acontecimiento literario”. Por una vez, los blurbs y las fajas no se quedaron cortos. Carcoma, nacido de un relato corto elaborado para la antología Cuadernos de Medusa vol.III, es una historia de terror capaz de codificar dentro de una historia de fantasmas todo un retrato de la violencia patriarcal y rendir cuentas a todos los rostros sin nombre desaparecidos.

Esta es la historia de un duro regreso a casa. El de una nieta que vuelve a su casa familiar. Allí esta su abuela, perdida en el pasado y en las sombras que parece ver en todos los rincones. Sombras convertidas en fantasmas. Fantasmas convertidos en voces que le piden cosas para alcanzar la paz. Voces y sombras que hablan del pasado, de los recuerdos que guardan esas cuatro paredes de la casa y que son incapaces de salir. Los vecinos reniegan de las dos a la luz del día, pero todos acuden cuando las necesitan durante las noches. Sin embargo, esas voces, esas sombras que habitan la casa, nos quieren contar su propia historia.

Imagen de portada The Fall of the House of Usher

Con una tensión palpable desde las primeras líneas, Carcoma construye una historia de venganza cocinada a fuego lento, poniendo el foco en la violencia patriarcal a través del terror. La historia, contada a través de la abuela y la nieta, con dos líneas narrativas que se entrelazan y retroalimentan mutuamente, sacan a relucir todo el rencor que quema por dentro a sus protagonistas. Una picazón, una carcoma, que se nos pega a la piel y nos muestra una herida generacional. Los traumas, los miedos heredados y convertidos en marcas familiares, se enlazan, repiten y abrazan lo monstruoso. Unos cimientos que son, ante todo, la base de la sociedad actual.

Carcoma no se queda en esa historia de venganza personal que promete. La comezón que recorre las venas de cada protagonista traspasa el papel y lo lleva camino de la historia pura y dura, hacia esos pueblos donde el escalafón entre pobreza y riqueza es inconmensurable. Esos lugares de la España profunda donde las oportunidades no están al alcance de todos y el abuso de poder es la orden del día. Carcoma también habla sobre todas esas almas anónimas y perdidas, sobre todos aquellos rostros que se erigió nuestra sociedad actual. Es un retrato de esa España que abraza lo sobrenatural, de esas temibles creencias que a veces provocan más temor que la propia magia.

Otros enlaces de interés:

Comentarios

  1. Me has dejado claro que este es de los míos 😊
    Un beso, Mangrii, y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo primero de todo, GRACIAS por comentarme, asi me haces un poco más feliz. Lo segundo, si vas a comentar espero que sea desde el respeto a los demás y con este blog.
Gracias por tu comentario y visitarme :)