jueves, 14 de marzo de 2019

Palabras Radiantes: La vuelta a las Llanuras Quebradas

Palabras Radiantes
Brandon Sanderson (Trad. de Rafael Marín)
Nova
Tapa dura | 1248 páginas | 32,99€



Si hay un universo en alza para la gran comunidad lectora del fantástico es el Cosmere. Enorme, inabarcable y repleto de secretos, Brandon Sanderson ha ido construyendo con el paso de los años un vasto conglomerado de libros y sagas que se agrupan en un mismo universo. Y su proyecto más ambicioso hasta el momento es el que nos ocupa: El Archivo de las Tormentas. Nada menos que diez libros para dar respuesta a todo lo que nos oculta Roshar. El tiempo dirá si consigue finiquitar dicha tarea con éxito, pero hay que reconocer que hoy en día el autor de Nebraska siempre cumple y levanta expectativas. Con Palabras Radiantes da un paso más. Situándose justo tras los trepidantes acontecimientos de El camino de los reyes, esta segunda y mastodóntica novela va entretejiendo las tramas de sus tres personajes principales para llevarnos a un trepidante y épico final, donde todo parece encajar y cerrar lo iniciado en el volumen anterior, pero donde nuevas pesquisas nos sirven de gancho para coger su continuación con ganas.

El gran acierto de Sanderson para Palabras Radiantes está en no tratarla como una segunda parte al uso. Con una trama que va cogiendo ritmo conforme pasa el primer tercio del libro, acudimos a una cadena de escenas épicas y repletas de interesantes giros para la saga. La intriga nunca nos abandona, el tempo va creciendo con cada momento y el clímax final es la epicidad hecha definición. Palabras Radiantes tiene tensión y emoción. Tiene secretos y conspiraciones. Tiene batallas hercúleas y giros inesperados. Es verdad que adolece de cierta ‘paginitis’ y le hacen perder cierto fuelle en los primeros compases, aunque en este caso, se asumen con gusto y placer por lo que viene después. Todo va engranando poco a poco de forma perfecta y adecuada, fluida y armoniosa. Cuando te des cuenta, necesitas esta droga al día.

Ilustración de Ari Ibarra

Si El Camino de los Reyes era la gran introducción, Palabras Radiantes es el culmen de lo que empezó. Al menos, hasta cierto punto. Los tres personajes principales; Kaladin, Shallan y Dalinar recorren un arco esperado, no por ello menos necesario y sorprendente, y lo culminan. Sanderson sabe dotar a cada uno de trasfondo, giros y momentos importantes que les hacen cubrir un peldaño más en su escalera del destino. Y de paso, otros personajes van cobrando importancia. Palabras Radiantes estaña los mimbres que sujetan al Cosmere más que nunca. Comienza a dar forma a algunos hechos, revelar ciertas informaciones importantes y a funcionar como pieza troncal de todas sus sagas hasta el momento. Conceptos, personajes o simples expresiones que nos suenan de otras sagas o libros del Cosmere resuenan entre sus páginas. Y eso, no hace más que despertar el apetito de las hipótesis de los lectores. De darle vida a sus sagas.

Un Brandon Sanderson diferente

Si algo me ha demostrado la lectura de Palabras Radiantes es que El Archivo de las Tormentas es la saga en la que el de Nebraska pone más cuidado y trabajo. Tanto de escritura como de revisión. Solemos cargar un poco contra él con que sus libros tienen estructuras parecidas. Funcionan, pero maniquean. En El Archivo de las Tormentas todo es diferente. Los arcos para cada personaje están muy definidos y no tienen nada que ver con lo que hayamos leído. El mundo que presenta es importante para la historia, interesante y repleto de culturas, pero debemos asumir que no conocemos ni una ínfima parte de todo Roshar. Más allá de los abismos en las Llanuras, el resto es tierra inhóspita. Hábilmente, Sanderson plantea una suerte de interludios que funcionan como semillas para el futuro y cubrir estos huecos poco a poco. Uno de ellos, sin ir más lejos, tiene su propia novela corta -Danzante del filo- que enlaza con la tercera entrega, Juramentada. Otro, nos da a conocer a Eshonai y los parshendi.

Ilustración de Ashley Coad

Pero ya no solo hablamos de su mundo o lore, si no por el nivel que muestra a la hora de narrar las batallas y los duelos en primera fila. Las escenas de acción son alucinantes, de un nivel épico pocas veces visto y con una carga adrenalínica imposible de asumir. Si en Nacidos de la Bruma parece que vives en un videojuego o anime al más puro estilo shônen, El Archivo de las Tormentas es la épica por antonomasia. Las frases pasan por la retina a ritmo frenético mientras sus personajes se enfrentan en duelos a muerte. También hablamos a nivel de grandes batallas. Sanderson despliega ante nuestros ojos estrategias militares de alto nivel con pasmosa facilidad. Es fácil divisar a los ejércitos capitaneados por sus Altos Príncipes, realizando formaciones o maniobras en el campo de batalla. Todo un placer para la imaginación de los amantes de la estrategia militar.

Aún hay más. Por primera vez, veo al autor indagar en la moralidad de sus personajes. Tenemos grises en esta historia. Muchos personajes que parecen buenos a priori esconden un pasado de lo más truculento en sus vidas. Y lo vamos viendo poco a poco. La moralidad del bien frente a lo justo. De lo necesario frente a lo que se debe hacer. Más que nunca Sanderson hace a sus personajes pensar, reflexionar y equivocarse. No siempre actúan bien. Saben que no siempre hacen lo correcto. Y a veces, deben recapacitar. Sucumben a sus instintos primarios y pierden la razón. Si algo me gusta de Palabras Radiantes es que nadie parece un títere que siempre hace todo bien o mal. Y a parte, nos regala algunos de los diálogos más afilados que le he leído nunca. Los duelos verbales se han vuelto una especie de sello que me recuerda a sus novelas más juveniles. Y ojo, me encanta.

Liberado de las ataduras de presentar un nuevo y complejo universo, Palabras Radiantes es el colofón al prólogo que supuso El Camino de los Reyes. Sanderson ha centrado la acción en las Llanuras Quebradas para culminar el arco argumental que inicio. Con un ritmo que va creciendo conforme pasan los capítulos, esta segunda entrega de El Archivo de las Tormentas culmina con una explosión emocional y épica. También el cierre de varios personajes que parecen haber llegado a su destino de una vez por todas. Y también, con todas las posibilidades abiertas de lo que puede ocurrir en los siguiente ocho volúmenes. In Sanderson We Trust.

Otras reseñas de interés:

2 comentarios:

  1. Ay, qué pedazo de reseña. si no estuviera totalmente enganchada me habrías convencido jejeje
    Espero que el siguiente también te guste, aunque a mí no me produjo la misma adicción.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Aun no me he atrevido con esta saga... Pero ganas no me faltan y más después de tu reseña. :D

    ResponderEliminar

Lo primero de todo, GRACIAS por comentarme, asi me haces un poco más feliz. Lo segundo, si vas a comentar espero que sea desde el respeto a los demás y con este blog; aclaro que el Spam esta permitido, siempre que no sea exclusivo, es decir, que sea un comentario + Spam.
Gracias por tu comentario :)