lunes, 11 de junio de 2018

Alida y el reino de Uluf, de Eric G. Moral

Alida y el reino de Uluf
Eric G. Moral
Edelvives (Colección Alandar)
Tapa blanda | 248 páginas | 10,20€



África es un continente al que la cultura occidental plaga de estereotipos continuamente. Casi podemos decir que lo maltrata por desconocimiento. Pensamos que todos viven entre pobreza y hambruna, salvo los grandes líderes y empresarios. Que todo es violencia, escasez y dictadura. La visión que nos dan los medios de comunicación esta sesgada por los patrones occidentales. Solo nos enseñan lo que queremos ver. Por eso veo necesarias novelas como la que nos propone Eric G. Moral. Este historiador y escritor barcelonés compone una aventura juvenil utilizando sus propias experiencias en la región de Casamance (Sur de Senegal) como inspiración, para trasladarnos una visión más realista del continente africano, su gente y su cultura.

Alida es una niña africana de 12 años que lleva desde los 3 viviendo en Barcelona. Su padre adoptivo Pau, ha desaparecido hace unos meses mientras realizaba una investigación en Bubayum, una región africana conocida como reino de Uluf y lugar de origen de Alida. Sam, un niño alemán cuya familia es cercana a la de Alida, viene este semestre a estudiar en Barcelona. La situación, lejos mejorar para Alida, se hace mucho peor. La relación entre ambos no es nada buena, y la convivencia mucho menos. La llegada de un amigo de Pau a Barcelona proporcionará nuevas pistas sobre su desaparición. De forma mágica, Alida y Sam se embarcarán en una aventura que recorrerá las tradiciones místicas de Uluf para salvar a Pau.

Brujería, visiones, magia y aventuras. La novela de Eric intercala capítulos narrados entre Alida y Sam para componer una intrépida búsqueda por el reino de Uluf. Alida nos da una visión mística y mágica de esta África que desconocemos por completo. Representa un personaje muy humano, lleno de temores y amor por su lugar de origen. Como contrapunto, tenemos a Sam. Ejerciendo de buen estereotipado occidental, va rompiendo sus moldes racionales poco a poco, aunque su arrogancia lo hace bastante odioso. Es nuestra visión de esas regiones. El ritmo de los capítulos y la historia es tan rápido, que en dos sentadas terminas el libro sin darte cuenta. Tanto, que por desgracia algunas reflexiones y frases interesantes de Eric G. Moral pasan tan desapercibidas que no da tiempo a paladearlas. No llegan a calar en el lector. Y es una pena.

El reino de Uluf

Simplemente, fascinante. Eric ha compuesto un universo de magia y creencias simple pero muy efectivo. Atractivo. Místico. Tomando retazos de la invasión colonial francesa y una pizca de brujería, el autor ha compuesto la historia de su ficticio Bubayum haciéndola de lo más interesante. No hacen falta grandes hechizos, varitas mágicas o calderos chorreantes de líquidos pestilentes. Basta con visiones, una dosis de misticismo y algunos poderes sobrenaturales. Aunque buena parte de los sucesos que se van destapando se ven venir con anterioridad, no descubrir esta visión mística del continente que desde occidente nos es totalmente ajena es particularmente gratificante.

Un equilibrio entre los ahukas (Brujos buenos) y kusays (Brujos malos) que dominaban la región, sirve como pretexto para toda una trama de aventura y enseñanzas culturales. Si bien un par de deux ex machina rechinan en el devenir de toda la historia, esta ambientación cargada de magia ayuda al lector a adquirir un nuevo gusto por el África que no conoce. Es aquí donde me quito el sombrero ante Eric y alabo su labor con este libro, enfocado a niños de 12 años. Por que es fácil ambientar una historia llena de estereotipos y pretextos conocidos, pero nada fácil hacer al joven lector interesarse por una cultura que le ha sido ocultada hasta ahora. Por trasladar una visión que rompe los sesgos. Por crear interés.

Rompiendo estereotipos

Uno de los enfoques más claros de Eric con la novela es la de romper los moldes preestablecidos. Las creencias sesgadas que nos inoculan día tras día los mass media hacen que nuestra propia visión del mundo sea bastante equivocada. Cada día, queramos o no, emitimos juicios de valor con respecto solo a lo que conocemos o nos cuentan. Es imposible estar informado al 100% de todo. Alida y el reino de Uluf nos abre los ojos ante una África más realista, aunque solo sea en una capa más superficial de la misma. No todo es pobreza y desgracia. También hay vida allí, cultura, creencias. Aunque sean diferentes, debemos conocerla. No todo es blanco y negro.

Pero no es lo único. La novela, repleta de esas frases para enmarcar, nos recuerda la importancia de la diversidad y el respeto mutuo. No solo alega contra el racismo y los prejuicios ante este continente en concreto, si no que habla de entender a los demás por muy diferentes que sean. Da igual la etnia, raza o cultura. La diversidad es un bien que nos invita a conocer otros códigos culturales que nos son negados en un principio. La diversidad nos hace crecer como seres humanos. Por esto, la lectura en niños de 10-12 años se me antoja más que necesaria y mucho más interesante que algunas de las lecturas obligatorias en los colegios.

 Alida y el reino de Uluf es una interesante novela infantil para realizar un primer acercamiento realista al continente africano. Con buen ritmo aventurero, el lector irá descubriendo una trama sencilla enmarcada en un universo místico de lo más interesante. Puede que peque de dar las reflexiones ya masticadas o de un par de casualidades, pero me resulta una lectura muy adecuada para el público al que va enfocada. Espero que Eric se anime a escribir más novelas, por que me ha encantando descubrir un poco más de África.

 ¡Gracias a Edelvives por el ejemplar!

Otras reseñas de interés:

4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Pues ni de lejos conocía este libro pero oye, me ha llamado la atención. Pinta muy bien. De vez en cuando leo literatura infantil, así que no descarto leerlo en alguna ocasión.
    Gracias por tu reseña, un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho lo que comentas de la novela, así que tomo buena nota :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Cuánta razón tienes, Daniel. Muchas veces opinamos —y enjuiciamos— desde un completo desconocimiento, o simplemente lo hacemos como poseedores de verdades absolutas. Por eso no vienen mal textos como el que reseñas, que den un toque de atención para abrir los ojos. Me parece una mezcla muy curiosa la de «Alida y el reino de Uluf», pero si por algo me dejaría llevar para descubrir la novela es ese trasfondo crítico.

    ¡Va un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Lo eché un vistazo y no terminó de atraerme, y la verdad, sigue sin llamarme demasiado la atención
    Besos

    ResponderEliminar

Lo primero de todo, GRACIAS por comentarme, asi me haces un poco más feliz. Lo segundo, si vas a comentar espero que sea desde el respeto a los demás y con este blog; aclaro que el Spam esta permitido, siempre que no sea exclusivo, es decir, que sea un comentario + Spam.
Gracias por tu comentario :)