lunes, 29 de agosto de 2016

Reseña - Relojes De Hueso

Relojes de hueso
David Mitchell (Trad. de Laura Salas Rodríguez)
Literatura Random House
Rústica | 720 páginas | 23,90€




   Hay libros que por alguna razón son difíciles de reseñar, y este es especialmente uno de ellos. La magia de Relojes de hueso reside en empezar a leerlo sabiendo el menor número de cosas posibles para que la espiral del tiempo que plantea te atrape en toda su enormidad, para que seas tu quién vaya atando los cabos de cada historia, para que comprendas como a veces nuestras promesas o respuestas pueden marcar el devenir de nuestras vidas. La novela se ha plantado en el panorama literario con unas críticas excelentes por parte de la prensa, siendo finalista del prestigioso Man Booker Prize 2014 y colocándose como vencedora del Fantasy World Award de 2015. A través de seis historias que recorren desde el año 1984 hasta el 2043, seguiremos la vida de Holly Sykes durante las diferentes épocas de su vida. Holly es una chica de orígenes irlandeses que se escapa de casa tras una inesperada bofetada de su madre, embarcándose en un extraño viaje en el que se cruzará con una anciana pescando que le solicitará asilo. Aunque es una curiosa petición, Holly acepta sin ser consciente de su significado y de lo que esta acción supondrá durante el resto de su vida. Tras este suceso, seguiremos la pista de Holly durante casi toda su vida a través de cuatro personajes diferentes altamente relacionados con Holly en algún momento de su historia; un joven estafador, un reportero en la guerra de Irak de principios de siglo o un escritor que se cree lo mejor del panorama literario.

Imagen títulos del opening Doctor Who Temporada 8

   A ritmo de thriller Mitchell nos sumerge en un longevo puzle de 720 páginas, en un laberinto lleno de espejos y adivinanzas, en un reto lector a la altura de las expectativas. Plantea un mundo lleno de posibilidades, donde nunca sabes lo que puede ocurrir y todo es posible. En el fondo el autor nos narra seis novelas compactas, donde cada una tiene un estilo y vida propia, donde solo Holly Sykes es nuestro hilo conductor en un principio. Cada nuevo capítulo, los cuales están ordenados cronológicamente, supone un nuevo punto de partida, porque el universo de los nuevos personajes irá cambiando respecto a ello, aunque la subtrama fantastica que nos mantiene pegados siempre tendrá su momento de aparición, aunque sea en pequeñas dosis. Esto le da a Mitchell la posibilidad de abordar multitud de temas, como la crítica al mundo editorial en la historia del escritor Crispin Hershey, lo que supone ser un reportero de guerra en la de Ed Brubeck, o lo traicioneros que pueden llegar a ser las personas por triunfar en la vida, como en la de Hugo Lamb. Mitchell es capaz de ambientar cada época a la perfección, valiéndose sobre todo de los elementos culturales de cada época, sobre todo de la música, de los temas sociales y de la propia tecnología.


   El autor ya consiguió algo similar en El atlas de las nubes, aunque el rompecabezas digamos que era mucho más sutil que en esta ocasión. Es una novela que parte de la cotidianidad para sumergirnos en una fantasía inocua que va sumando enteros con el paso de las páginas, hasta convertirse en una especie de realismo mágico abrumador, que algunos autores aprovecharían para una saga de chorrocientas novelas. La total atención a los detalles es clave durante la lectura para conseguir su total comprensión y divertimento, debido a la multitud de referencias o misterios que van haciendo su aparición a cuentagotas, pero como habilidoso narrador que es, consigue que se forjen potentes imágenes mentales que surgen como recuerdos poderosos y nos hacen conectar toda la historia.  Moviéndose entre géneros como el thriller, la fantasía, el realismo mágico o la ciencia ficción post apocalíptica, el autor es capaz de producir una mezcla narrativa extraordinaria, en la que nada más terminar apetece realizar una buena relectura, para fijarse más en los detalles que ahora sabes que tendrán gran relevancia en el computo de la historia.

Ilustración de Sachin Teng

  Uno de los puntos fuertes de la novela son sus diferentes voces y personajes, donde cada historia está narrada desde la primera persona. A través de ellos consigue forjar con gran precisión multitud de escenarios; pasando por Irlanda, Shanghái, Australia o Suiza por ejemplo. También echa mano de la cultura musical, los avances tecnológicos y sobre todo de la realidad geopolítica que sucedía en los años de cada periodo narrativo. Una Inglaterra de los ochenta, la élite estudiantil de Cambridge a finales del siglo XX, la guerra de Irak con alguno de sus momentos importantes, el mundo del escritor famoso que acude a varias convenciones y por último, un futuro distopico muy desazonado. Durante las cuatro primeras historias iremos recopilando pequeños y extraños detalles que rasgan el velo de la realidad para darse forma en una quinta historia sublime y que supone el culmen de la obra, donde todo lo sugerido anteriormente cobra sentido y el lector se ve recompensado. Después nos regala una especie de epilogo largo radicalmente diferente a lo anterior, lleno de una crítica dolorosamente social (y real), para poner la nota triste a un relato fascinante. Porque la crítica social y la ironía es algo existente durante todas las historias de la novela, Mitchell no se caracteriza por dejar una historia vacía y rellenar páginas sin ideas, si no que gusta de remover conciencias y dejar un mensaje cada vez que puede, sin entorpecer para nada su narración.


   La edición en castellano ha adaptado la portada fielmente de la original, y eso es de agradecer. Aunque a simple vista pueda parecer caótica y llena de objetos sin ningún sentido, una vez te adentres en la lectura descubrirás su conexión, es más, sentirás que no puedes soltar el libro por qué quieres saber que está ocurriendo y que relación existe entre todo. Pero en detrimento de la portada tengo que hablar por desgracia de la traducción, a veces sin consultar el texto original se notaban fallos imperdonables, otras veces algunos errores ortográficos o gramaticales eran desconcertantes. Es una pena, por que con una buena corrección el volumen sería realmente perfecto. Pero bueno, no me enrollo mucho más, que hoy ya me he ido de la lengua bastante (aunque la ocasión lo merecía). Si aún no creéis que Mitchell es un autor a tener en cuenta, os voy a contar un último detalle. Es curioso como el de Southport utiliza algunos personajes que han hecho pequeñas apariciones en otras obras suyas con anterioridad, embarcándose de alguna forma en una especie de juego metaliterario que se va conectando poco a poco y que están generando un universo inmenso que puede no terminar nunca si él quiere. Aún sabiéndolo, imaginaos mi impresión cuando he leído el personaje de Dr. Marinus y Mil otoños salta inmediatamente a mi cabeza, o que de decir de la conocida enfermera Noakes de El atlas de las nubes, o del adivino Silverwind que aparece en Escritos fantasmas. Si queréis ver como se relacionan entre si, os dejo el esquema que encontré en Vulture y que os anime a adentraros en los interesantes mundos de Mitchell.

La mezcla de realismo con ciertos toques fantásticos
La capacidad para hacer que cada historia tenga algo especial
La subtrama de fantasía es sublime
El puzle lleno de detalles de todo el libro
La ambientación cultural de la época y lugar de cada historia
Las referencias metaliterarios a otras obras del autor

Los errores desconcertantes de traducción, ortográficos y gramaticales

La nota es por los temas de traducción o fallos ortográficos, que a veces rompen la lectura cuando más estas disfrutando de ella, si no es un 10 claro. A través de 700 páginas Mitchell te sumerge en una historia imparable con una fantasía diferente y con una historia exigente, pero con su recompensa final en la sublime quinta historia. Seremos testigos de la vida de Holly Sykes en diferentes etapas a través de diferentes personajes en una trama que mezcla realidad y ficción, saltos en el tiempo, magia, esoterismo o mitos ancestrales que ensombrecen una trama basada en la realidad. Un libro que engancha, para devorar, degustar y releer en el futuro.

¡Muchas gracias Literatura Random House por el ejemplar!

45 comentarios:

  1. Hola!!! he leído este libro y lo disfruté mucho. me sorprendió como se iban relacionando unas historias con otras, el personaje de holly lo mejor. Fue mi primer libro de este autor y sin duda, no será el ultimo.
    Fantástica reseña
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fantástico, ahora a por El atlas de las nubes de cabeza, es una orden :)

      Eliminar
  2. El libro es una pasada, y más aún si has leído primero Mil otoños (aunque no es imprescindible). Espero que traigan pronto Slade House!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que si. Cuando mi anécdota con Mitchell dijo el editor que pronto habría novedades con él, ojalá sea eso :)

      Eliminar
  3. Uuuf, a mi ya me encantó el rompecabezas de El atlas de las nubes, así que tengo este libro ya conmigo para leerlo próximamente!!

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! ^^
    He visto unas cuantas reseñas positivas sobre este libro, pero no tengo ni idea de si leerlo o no. Como bien sabes, las historias extrañas no son lo mío, y esta además de rara parece complicada, así que no sé si me gustará. Quizá pruebe a darle una oportunidad, pero más adelante.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cotidiano pero a la vez une fantasía, sobre todo en la quinta parte que une todos los elementos extraños del resto de historias :)

      Eliminar
  5. Hola Mangrii!!

    Creo que ya te lo comenté... en su día leí El atlas de las nubes y me maravilló... y estoy deseando leer su última novela!
    Totalmente de acuerdo contigo: es un escritor a tener en cuenta, muy en cuenta!!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te encantará entonces, por que supera el nivel :)

      Eliminar
  6. Sólo he leído la primera historia. A ver si me pongo las pilas! Es el mal que tenga errores en traducción y que no hayan corregido algunas faltas, pero con el grosor que tiene, si tuviera que leerlo en inglés me pasaría más de un año jeje

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que ponerte a tope, que tenemos que comentar :)

      Eliminar
  7. y es por eso que lo leería en ingles :)

    ResponderEliminar
  8. Tengo al autor en pendientes
    pero está claro que este libro vale la pena, sabes que me fio mucho de tu opinión
    lo tendré en cuenta
    un beesito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale totalmente la pena, es más, creo que a ti te gustará más que El atlas de las nubes :)

      Eliminar
  9. ME gustaría leerlo, principalmente porque necesito YA El atlas de las nubes, del mismo autor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me has dejado con ganas de leerlo. Besos.

    ResponderEliminar
  11. La diferencia entre una buena reseña y una monótona. Leí una hace un par de meses y me aburrió, me olvidé del libro. Ahora he vuelto a reparar en él, pero prefiero contenerme porque tengo demasiado que leer. Saludos. Craa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halaga usted de sobremanera señor cuervo :)

      Eliminar
  12. Todavía no había leído ninguna reseña y me has ganado por completo. Una pena lo de las faltas de ortografía y así
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena, pero el volumen es totalmente disfrutable. Espero que te guste :)

      Eliminar
  13. Yo recuerdo perderme al inicio con este libro porque no tenía ni idea de lo que estaba ocurriendo xD
    Está curioso eso de que cambie tanto de personajes y época y originalidad no le falta a la novela.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tanto extraño si no conoces a Mitchell, por como te mete en la vida de Holly. Pero desde que arranca no se puede parar de leer :)

      Eliminar
  14. A mi este libro me fascino, es lo primero que leo de Mitchell, pero no será lo último. La capacidad para cambiar de estilos de una parte a otra, de relacionar las tramas sin que nada sobre, que cada personaje tenga su propia voz, que sean buenas historias de forma independiente pero aún mejor como un todo, no es nada fácil de conseguir y él lo hace con maestría. Me alegra ver que lo disfrutaste tanto como yo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo que sigas inmediatamente con El atlas de las nubes por que tiene cosas parecidas en cuanto a puzle con este libro, aunque su hilo conductor es mucho más difuso y escondido. Pero Mil otoños o El bosque del cisne negro (que a mi me gusta más) son geniales. Un abrazo^^

      Eliminar
  15. wahhhhhhhhhh después de leer tu reseña tengo hasta más ganas de leerlo!!!!
    me tiene intrigada lo que dices de la portada...
    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, os atraigo al lado oscuro. Disfrútalo :)

      Eliminar
  16. Me congratura leer tu reseña sobre esta novela. Lo bien que has desmenuzado tus impresiones sobre la obra de Mitchell me ha hecho sentir más ganas de coger las historias por las riendas. Mucho antes de que cayera rendida a los pies de Mitchell en un auditorio, lo que más me llamaba la atención del autor es que los usuarios, tú y otros, comentabais que nunca se quedaba en la superficie, indagaba en los problemas sociales y diatribas internas de los personajes. Creo que es algo que poco a poco se está perdiendo en este mundo por desgracia, o tal vez sea que el enfoque a estas alturas está muy manido. Sea como sea, me gusta que un escritor vaya más allá de entretener, y, por supuesto, eso lo extrapolo a todas las artes (musicales, pictóricas, cine ect). Otra cosa que me ha llamado la atención de tu reseña es que el Mitchell se vale de elementos de cada época para meter al lector en la historia. Hacer esto es algo obvio cuando hablamos de ficción histórica, pero he llegado a leer textos para documentarme que este punto se lo pasaban por el forro. La única certeza de que la historia estaba ubicada en el tiempo x era por la contraportada y por la ausencia de ciertos elementos tecnológicos. Creo cuando creas ficción histórica tienes que dejar caer esos elementos de forma indirecta (de forma "directa" puede dar lugar a ser una enciclopedia andante). Si se hace bien el lector mismo, al llegar a cierto punto de la historia, pronuncia en voz alta o para si: "Dios, es que estoy -por ejemplo- en los ochenta". Esa sensación es maravillosa, tanto para el lector como para el escritor que ha logrado el efecto.
    Poco más que comentar. Respecto a la edición lo tendré en cuenta lo de las erratas. Es un poco difícil mantener una "calidad estándar" con una novela de 712 página, siempre se te escapa algo; eso sí, no hablamos de una editorial pequeña precisamente.
    Un besito, querido :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste, aunque no lo dudo la verdad. Sus temáticas, su ambientación,... te hace como dices meterte de lleno. Sobre todo a gusto personal ya, la época de los 80´s en Cambridge sentí que tenía una chaqueta de tweed e iba yo mismo a la universidad. Espero que te guste, y si, es una pena la corrección, no costaba tanto :)

      Eliminar
  17. Mitchell me llama un montón, tengo El Atlas de las nubees esperando en la estantería y si me gusta seguro me lanzaré a este, que también tiene muy buena pinta y me fío de tu criterio. Lástima de los errores de la edición, siempre es una pena :/ Besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El atlas de las nubes es una obra genial y maravillosa, aunque su hilo conductor no es tan claro como en esta. Ahora mismo me gusta más Relojes de hueso, creo que esta mejor construida, pero no deja que El atlas de las nubes sea un novelón :)

      Eliminar
  18. Leí el libro en inglés cuando salió y me encantó (qué lástima lo de los errores :( ).
    Cómo David Mitchell crea ambientes, escenarios y la capacidad de adaptarse a ellos y a diferentes estilos es lo que más me gusta de su estilo.
    Sólo he leído Relojes de hueso, Cloud Atlas y Escritos Fantasma y la verdad es que tengo muchas ganas de seguir con su bibliografía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, espero que te guste Mil otoños y sobre todo El bosque del cisne negro ( a mi me gusta un poco más) :)

      Eliminar
  19. Pintaza ya desde la portada. A mi lista de pendientes va de cabeza.

    ResponderEliminar
  20. Lo de la traducción/corrección es de no mirarlo. Traducir "Thirty" como "Trece" es... Bueno. No tiene nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O el lavar las gafas en vez de lavar los platos,... son detalles de no mirarlo la verdad, y es una pena.

      Eliminar
  21. Me encantó este libro, esa parte fantástica que va subiendo, el crecimiento brutal dela protagonista, las distintas partes y visiones...
    Me encantó
    Beos

    ResponderEliminar
  22. Venga que hoy no sólo me paso a leerte sino que también comento �� El libro lo tengo en la pila con muchas ganas. Tu reseña, excelente como es costumbre, no ha hecho sino agrandarlas. Tendré que espavilar!

    ResponderEliminar
  23. Bueno, no me cabía duda sobre la puntuación que ibas a darle a esta novela xD
    Por lo que he leído en tu reseña (genialosa, por cierto), y como bien pensaba, creo que es mejor que para leerla antes lea otras obras del autor. No sé cuándo me pondré con él, pero me gustaría hacerlo en un futuro. La complejidad entre voces, tiempos y personajes tejidos de manera correcta es un todo un reto para un escritor, y si Mitchell escribe tan bien como creo, será un deleite leer cómo se desenvuelve.

    Un besín :-*

    ResponderEliminar

Lo primero de todo, GRACIAS por comentarme, asi me haces un poco más feliz. Lo segundo, si vas a comentar espero que sea desde el respeto a los demás y con este blog; aclaro que el Spam esta permitido, siempre que no sea exclusivo, es decir, que sea un comentario + Spam.
Gracias por tu comentario :)